Recomiendan bajar déficit fiscal y gasto público

El Presupuesto General del Estado 2019 fijó un déficit de 7,8 por ciento, casi similar al 2018, que alcanzó 8,1 por ciento, y por ello recomiendan reducir el gasto público, debido a que el mismo nace con mayores egresos que ingresos, según economistas.

Los economistas Felix Pinto, Juan Carlos Carrasco y Julio Alvarado lamentan que el Presupuesto General del Estado 2019 no tenga objetivos definidos, así como las instituciones que reciben recursos de parte del Estado.

Señalan que el país se encuentra ante un cambio de ciclo económico, en la que los ingresos bajan y provocan desequilibrios y desbalances, tanto en el sector externo como en el interno, ya que muestran números rojos.

La balanza comercial negativa, desde hace cinco años, y una acumulación de déficits fiscales desde el 2014, empujan a las autoridades a sumar más deuda externa, ante la falta de recursos para cubrir el PGE 2019.

Es por ello que los economistas solicitan al Presidente Evo Morales, representación delas Plataformas Ciudadanas del Departamento de La Paz, bajar el déficit fiscal de 2019, que se proyecta que llegará 7,8 por ciento.

Advierten que el mismo ya habría pasado el 8 por ciento, y que el mismo podría llegar a 10 por ciento hasta finales de gestión debido a un panorama incierto del contexto externo, por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y la baja demanda de materias primas.

Aseguran que «el presupuesto 2019 es deficiente al no tener norte porque no tiene objetivo económico ni social, que oriente y guie el gasto fiscal, y sólo privilegia sus intereses y sus prioridades y no las prioridades y necesidades de la ciudadanía».

Plantean eliminar todos los gastos irracionales e improductivos, como viajes al exterior, de publicidad de los ministerios, es decir bajar el presupuesto del Ministerio de Comunicación que tiene a disponibilidad 527.302.560 bolivianos.

En comparación con los recursos que tiene el Ministerio de Educación, de 288.589.144 bolivianos y del Ministerio de la Presidencia, de 2.642.994.109 bolivianos. Califican a este panorama de irresponsable.

También sugieren al Presidente Morales que se corte todos los gastos de construcción de sedes sindicales, como el de la Bartolina Sisa, que fue más de 6 millones de bolivianos, y el de Túpac Katari.

El Diario.