Rechazo generalizado al doble aguinaldo y ajuste tributario

El empresariado privado del país expresó su rechazo no solamente al decreto 3698, que amplía el tope máximo de capital para el Régimen Simplificado, sino también al segundo aguinaldo, que fue impuesto por el Gobierno y que también es resistido en varios departamentos y gremios productivos.

Los empresarios de Cochabamba señalaron ayer que el nuevo techo para el capital máximo, que estableció la disposición que sea de Bs 60.000, alentará la informalidad y el contrabando en el país, de acuerdo a lo manifestado por su titular, Javier Bellot. Al igual que la industria del departamento La Paz, el directivo de la ciudad del Valle expresó su desacuerdo con la medida.

“Toda disposición debe estar basada en principios de universalidad de derechos y obligaciones…. Todos somos iguales ante la ley”, señaló Bellot en una apelación a lo que el Ejecutivo propugna en las oficinas públicas.

Entretanto, la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (CADINPAZ) dijo que activará una acción de inconstitucionalidad abstracta al cuestionado decreto 3698, aprobado por el Gobierno el miércoles, debido a que “discrimina a los empresarios formales en materia tributaria y genera desigualdad de condiciones entre los contribuyentes, expresó mediante un pronunciamiento.

EVASIÓN FISCAL

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) a través de su gerente General, Gustavo Jáuregui, alertó ayer que el Decreto Supremo 3698 amplía las posibilidades para la evasión fiscal por parte de comerciantes, cuyas actividades han excedido ya lo que se entendía como actividad minorista, de vivandería o artesanal, por lo que fomentará la informalidad.

“Es claro que el Régimen Tributario Simplificado (RTS) se ha convertido en un paraguas legal para aquellos comerciantes que evitan ingresar al Régimen General, evitando así el pago del Impuesto al Valor Agregado (IIVA), al Impuesto de Utilidades de Empresas (IUE), el Impuesto a las Transacciones (IT) y principalmente las cargas sociales y laborales que implica la actividad en este régimen, que claramente han alcanzado niveles de capital y operaciones que no se ajustan al principio bajo el cual se había creado el régimen simplificado”, afirmó.

La creación de esta nueva categoría, según el directivo empresarial de la Cámara Nacional de Comercio, facilitará que comerciantes puedan seguir operando bajo un esquema de evasión e informalidad. “Como hemos visto, la relación entre el capital, ventas y tributos es totalmente asimétrica a la que enfrentan no sólo las empresas medianas y grandes, sino también cualquier asalariado o profesional independiente, al que se le descuenta el IVA y debe pagar IUE al final de cada gestión”, sostuvo Jáuregui.

“No hay que olvidar que al interior del régimen simplificado existen también fuertes asimetrías, ya que conviven en este sector emprendimientos de subsistencia (…) y, por otro lado, negocios cuyo giro de negocio no solamente requieren grandes inversiones de capital, sino también el mantenimiento de un stock cuyo valor es alto y que además hacen uso de una fuerza de trabajo asalariada, pero mal pagada, sin acceso a beneficios sociales y/o condiciones aceptables de empleo”, aseguró.

El Diario