Recapturan a policía implicado en tráfico de medicamentos

El teniente de Policía O. C., implicado en el caso de venta de medicamentos falsificados, fue aprehendido ayer. El uniformado se presentó a declarar ante la Fiscalía, se acogió a su derecho al silencio, y ante los indicios se determinó su aprehensión; sin embargo, en un descuido, logró fugar del recinto y estuvo prófugo tres horas.

“Ha tratado de evadir al investigador que estaba tomando la declaración, con artimañas entre él y su abogado”, señaló la fiscal Heidy Gil. La representante del Ministerio Público anunció que se emitiría la imputación y se prevé que hoy se dé la audiencia cautelar.

La fiscal relató que preparaba la orden de aprehensión en contra del policía, que de forma verbal ya había sido notificado, cuando esa persona salió de oficinas de la Fiscalía abruptamente con su abogado sin recibir la notificación escrita.

Gil anunció que en audiencia cautelar se pedirá la detención preventiva. Entre los indicios se tiene que el policía tendría más de 800 mil bolivianos en sus cuentas bancarias, monto que debe ser justificado.

El jefe de la División Contra la Corrupción Pública de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Luis Fernando Guarachi, informó que se citó a O. C. en calidad de sindicado por la investigación relacionada a la venta de medicamentos falsificados, ya que sería hijo de la principal implicada. Según la Policía, la madre del oficial, Lidia P., ganaba hasta 100 mil bolivianos por mes; también se investigaba a su entorno familiar.

Lidia P. guarda detención preventiva en el penal de mujeres de Obrajes. Sobre el policía aprehendido, señaló que se tiene indicios de que éste colaboró “con el envío de cajones de medicamentos al interior del país y también con viajes a la población fronteriza de Desaguadero. Debe justificar ese movimiento”, indicó Guarachi.

El pasado 18 de junio en un operativo realizado en Villa Dolores de El Alto se hizo una requisa a dos casas y una clínica donde había medicamentos falsificados. Asimismo, se aprehendió a dos personas. Ellas serían parte del grupo que adquiría estos productos en Desaguadero y lo comercializaba de forma ilegal.

Según informó la fiscal Gil, el uniformado implicado cumplía sus labores en Oruro. “Es un familiar cercano de los principales sindicados de la red de medicamentos con los que se ha empezado el caso”, señaló.

Guarachi indicó que el oficial es investigado por legitimación de ganancias ilícitas, contrabando, delitos contra la salud pública, enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado y falsificación.

Pagina Siete

Publicidad