“Quien menos tiene es quien más da”

La señora Marcelina está sentada cerca de la cancha Fígaro, apegada a la malla de acero del predio deportivo, en su aguayo están envueltas sus ollas con comida. Con afán sirve en platos desechables una porción de arroz, chuño, queso, choclo y pescado, la gente con curiosidad pregunta, “¿a cuánto está?”, a lo que responde, “es gratis, coman, coman”.

En menos de una hora las personas que viven en el campamento Inmaculada Concepción dieron fin al aporte de comida de la señora.

Las muestras de solidaridad de la ciudadanía paceña se multiplicaron exponencialmente en estos días. En una semana de emergencia se colectaron cientos de frazadas, colchones, comida, ropa, zapatos y otros aportes que hicieron llegar voluntarios, instituciones privadas, la Alcaldía de La Paz y otras instituciones del Estado.

Decenas de familias aún llegaban al campamento del puente Libertad con víveres, bajaban de sus coches particulares para recibir ayuda de efectivos militares. Similar acción se veía en la cancha Fígaro, en este lugar el depósito se encuentra bajo el tinglado de la cancha de cemento.

Los funcionarios de la Alcaldía registran el ingreso de ayuda en Kantutani, cientos se movilizaron esta mañana para el apoyo, se los veía ajetreados en la selección, clasificación de comida, además en el acopio, en el traslado y distribución de enseres.

En el campamento de la cancha Figaro se preparan 500 platos de alimento, para lo cual existe un grupo de personas responsables de dar la sazón al plato fuerte, para los residentes de las carpas. En una semana, la acción de la Municipalidad se sostuvo con el apoyo de la ciudadanía que aunó esfuerzos para salir de esta dificultad.(Agencias)

El Diario.