Pugnas entre políticos afectan a obras zonales

El Distrito 7 se encuentra dividido producto de la intromisión de partidos políticos, actitud de algunos dirigentes que perjudican en el desarrollo de este sector que cuenta con más de 140 urbanizaciones, según el dirigente zonal Jaime Castaya.

Varios son los reclamos que tienen los vecinos en este sentido, donde una de las autoridades del Distrito 7, como el subalcalde Hugo Dávalos, sería quien propicia estas divisiones, quien solo pretende favorecer a los barrios que son del color político de su partido y no así una dotación de obras a varias de las zonas de acuerdo a sus necesidades.

De acuerdo con el dirigente Castaya, una de las zonas que está postergada a causa de la actitud de Dávalos es la urbanización a la que representa el vecino como es 14 de Enero del sector Lagunas, donde muchas de las obras que deberían ser ejecutadas fueron postergadas a causa de la actitud de dicha autoridad del Distrito 7.

“Lamentablemente el Municipio no está respondiendo de acuerdo a lo programado para esta zona, como proyectos de enlosetado de la calle Litoral, así como el mejoramiento de las inmediaciones de nuestra sede social, así como los proyectos de césped sintético en uno de nuestros espacios deportivos que tenemos en la zona y varios otros proyectos que no están siendo contemplados en el primer ajustado de esta gestión”, explicó el representante vecinal.

Según la denuncia del dirigente Castaya, en este caso, funcionarios de esta repartición edil, habrían hecho perder las carpetas de dichos proyectos, por lo que en el momento se están reponiendo nuevamente dichos documentos, principal motivo de estos retrasos.

Una de las obras distritales que más preocupa a los vecinos del Distrito 7, es la falta de avance de obra en la planta de Tacachira, construcción que según lo programado ya debería haber sido culminado hace varios meses atrás, pero que la falta de compromisos económicos por parte del Municipio estaría perjudicando hasta la fecha su conclusión.

Mientras que en el caso de los cárcamos de bombeo, esta obra, según el dirigente vecinal esta obra ya debería haber sido entregada el 2017, siendo que a la fecha no existe una autoridad que haga conocer los motivos por el cual se están atrasando estas obras, actitud que perjudica no solo a los vecinos de las 140 urbanizaciones con que cuenta el Distrito 7, sino a otros distritos que tienen que ver con este proyecto.

“Es una pena que estos dos proyectos no tengan la importancia que debería tener, debido a que son obras que tienen que ver con el tema del alcantarillado sanitario de nuestras zonas, porque muchas de las zonas, presentan de manera permanente el rebalse de aguas servidas en sus calles a causa de la falta de un desemboque de estos líquidos, como es la planta de tratamiento de aguas servidas de Tacachira y los mismos cárcamos de bombeo”, manifestó Castaya.

Uno de los problemas que también se ha visto como parte del perjuicio en la culminación de este proyecto es la división que existe dentro del Distrito 7, donde los representantes de varias zonas, son afines al partido del Gobierno Municipal actual, y de aquellos que pertenecen al partido del Gobierno central del país y un tercer grupo de dirigentes que tienen un norte que seguir a causa precisamente de la actitud de estos grupos políticos.

“Estas actitudes nos han dividido y restado fuerza para una movilización contundente y exigir a las autoridades correspondientes que agilicen estas obras, a pesar de que todavía nos encontramos en estado de emergencia en el distrito a causa de este problema de la planta de Tacachira, porque todos tiran por su lado”, indicó Castaya.

El Diario.