Proyectan “bloque” de defensa de la reserva natural de Tariquía

Mujeres y hombres de Tariquía buscan alianzas con sus pares de áreas protegidas para defender en bloque la reserva. Advirtieron que pese a la arremetida que sufrieron, continuarán con su lucha hasta que las petroleras desistan de ingresar a su territorio.

Dirigentes de Tariquía llegaron a La Paz y en conferencia de prensa en la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia denunciaron ayer al Gobierno y las petroleras, que pretenden ingresar a su territorio para la exploración y explotación de hidrocarburos.

“Con la unidad se logrará hacer respetar nuestros territorios”, expresó Paola Gareca, ejecutiva de la Subcentral de Tariquía, quien manifestó que sostienen reuniones con comunarios e indígenas de otras reservas para definir una estrategia de defensa, que incluya a todas las áreas protegidas.

“Vivimos amenazados. Ya no tenemos seguridad. Quieren que nosotros digamos sí a la exploración, pero frente a la arremetida del Gobierno seguiremos en nuestra lucha. No estamos solos”, manifestó Gareca.

Por su lado, Barbarita Mesa, del Comité de Defensa de Chiquiacá, convocó a los bolivianos a unirse a la defensa de Tariquía y de las áreas protegidas. “Nosotros vamos a seguir luchando y pedimos al pueblo boliviano que nos apoyen en esta lucha, porque es una causa justa, para nuestra futura generación”, dijo Mesa, quien denunció que el Gobierno realizó una consulta “fraudulenta”, porque sólo tomó en cuenta la opinión de dos comunidades.

Explicó que la reserva está compuesta por tres cantones, Salinas, Chiquiacá y Tariquía, en las que hay 22 comunidades.

“Pero solo dos comunidades fueron consultadas, que están en Chiquiacá Norte, donde las petroleras quieren perforar. Ahí los dirigentes respaldan. A otros comunarios les engañaron, les dieron un plato de comida y luego les pidieron su cédula de identidad, su firma con el pretexto de que debían registrar quienes recibieron refrigerio”, denunció Mesa.

Desde el 20 marzo, pobladores de Tariquía bloquean en Chiquiacá para impedir que las petroleras Petrobras y YPFB Chaco ingresen a su territorio e inicien operaciones de exploración.

La medida se dio luego de que la Policía, con uso de la fuerza, abrió pasó a los técnicos de las petroleras, pese a que existía un acuerdo que establecía que el 25 de marzo iban a dialogar y buscar una salida al conflicto. “Queremos conservar la biodiversidad, el agua dulce y la fauna. Seguiremos en vigilia”, dijo Mesa.

Por su lado, el vocero de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas para la Defensa de los Territorios y Áreas Protegidas (Contiocap), Álex Villca, dijo que el Gobierno pretende consolidar la colonización y la contaminación de recursos hídricos en áreas protegidas.

Pagina Siete.

Publicidad
FmBolivia