“Protocolos rígidos para volver al trabajo deberán ser aplicados por expertos”

8

El país espera volver en breve a la “normalidad” post coronavirus, en parte atendiendo el pedido de varias regiones y sectores sociales, y en otra porque también consideran que no se puede descuidar la economía nacional, que la cuarentena profundizó la desaceleración, empujando a una recesión, al igual que la mayoría del naciones en el mundo, y ahora la inversión será vital para que se vuelva al trabajo con todas las medidas de bioseguridad, mediante expertos en el tema.

Para que el retorno el trabajo se lo haga en un marco de las normas establecidas, para evitar contagios por el coronavirus, no sólo son necesarios los protocolos que demandan las circunstancias, aprobados por el gobierno nacional, sino también que las empresas asuman su responsabilidad y contraten personal capacitado para supervisar los cuidados que se deben tener en los procesos de desinfección en la empresa.

Esa afirmación la hizo Rolando Javier Eduardo Garvizu Meza, ingeniero en Ecología y Medio Ambiente, y especialista en seguridad e higiene ocupacional, y fue claro al remarcar que “las organizaciones que deseen reanudar sus actividades laborales deben hacer una cuidadosa evaluación de riesgos, identificando su grado de vulnerabilidad y tomar las medidas que sean necesarias para reducir los riesgos de contagio de su personal y los clientes o consumidores”.

En un artículo escrito por el experto en derecho constitucional e internacional, Ciro Añez, recomendaba a las empresas cumplir con los procedimientos establecidos, e invertir en los mecanismos de seguridad para evitar a futuro sanciones legales así como demandas.

Es por ello que las empresas se pueden clasificar en instituciones de muy alto riesgo, como hospitales, funerarias o recolectores de residuos; y de alto, medio y bajo riesgo.

Remarcó que en esta evaluación debe priorizar la salud de sus trabajadores, analizando qué actividades podrían realizarse con las técnicas de teletrabajo, cuáles requieren de la presencia física del trabajador, y cuáles las acciones preventivas para minimizar posibles contagios.

Garvizu Meza insistió en que este trabajo debe encargarse a profesionales que cuenten con conocimientos sobre el tema, que preparen el diseño de los planes, políticas y objetivos. Si hay trabajadores en riesgo y no se toman las medidas adecuadas, éstos pueden enfermar y convertirse en un foco de infección para otros trabajadores, afectando la productividad y la economía de la empresa.

PREVENCIÓN

El tema de la prevención es más amplio. Las empresas también deben considerar a sus proveedores y a sus clientes y no descuidar la gestión de los residuos, especialmente aquella generada al descartar productos contaminados con el coronavirus.

Si los proveedores de materiales o insumos realizaran sus actividades de manera insegura, los procesos de la empresa podrían verse afectados por contagio externo, y llegar a los clientes por contacto personal, consumir alguno de sus productos o usar sus servicios. Esto dañaría la imagen de la empresa y, por ende, también afectaría su economía.

De acuerdo al entrevistado, el vestirse como “astronauta”, llevar un barbijo o pasar por un túnel de desinfección no son garantías de inmunidad ante el contagio. Para asegurar el cuidado de las personas se deben considerara muchas variables, que no pueden ser ignoradas. Algunos cuidados pueden ser exagerados otros insuficientes. Solo como ejemplo, muchas actividades de delivery no tienen idea de cómo minimizar el riesgo del contagio.

Al finalizar, insistió en que el evitar contagios del coronavirus en la fuente de trabajo es apoyar al desarrollo económico, al retorno a la nueva “normalidad” y, especialmente, al cuidado y protección del medio ambiente y la naturaleza, porque las epidemias son fruto de la invasión que hace el humano al hábitat de otros animales.

El Diario