Promover la productividad, la innovación y la competitividad, los desafíos de Bolivia ante el Mercosur

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, afirmó que el país debe apostar por promover la productividad, la innovación y la competitividad para superar los desafíos que involucra la adhesión de Bolivia al Mercado Común del Sur (Mercosur), la mayor iniciativa de integración comercial implementada en Latinoamérica.

El Mercosur está constituido por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay; además de Bolivia, en proceso de adhesión plena, y sus Estados asociados (Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam).

A continuación reproducimos la entrevista que concedió a la ABI el representante del IBCE, que representa a la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) y Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), entre otros.

ABI: ¿Qué significa para el país andar el camino de Mercosur?

Gary Rodríguez (GR): Con sus casi 30 años de vida, Mercosur es un bloque de integración que goza de peso específico a nivel internacional -no solo por su tamaño geográfico (cerca de 15 millones de km2) o dimensión poblacional (casi 300 millones de personas), sino principalmente por su portento económico, con un PIB de 2,6 billones de dólares (USD2.600.000.000.000)- lo que le ha llevado a firmar más de una docena de acuerdos comerciales con diferentes países en el mundo, el último de los cuales fue hace poco, este año, con la Unión Europea.

ABI: ¿Cuáles son los números de comercio entre Bolivia y Mercosur?

GR: El Mercosur, como bloque, es el principal socio comercial para Bolivia, tanto desde el punto de vista de las exportaciones como importaciones, si bien las ventas externas bolivianas están concentradas en más de un 90% en un solo producto, como es el gas natural.

En la gestión 2018 el comercio entre Bolivia y los países mercosurianos superó los 6.000 millones de dólares (poco más de 3.200 millones de dólares, exportaciones; casi 3.000 millones, importaciones), con un saldo favorable de 283 millones de dólares para el país, gracias a las ventas de hidrocarburos principalmente a Brasil y Argentina, países con los que registra superávits comerciales.

ABI: ¿Hacia dónde debe apuntar Bolivia en su relación con los países del Mercosur?

GR: Como Estado Asociado, Bolivia tiene en vigencia un Acuerdo de Libre Comercio con Mercosur -el Acuerdo de Complementación Económica No. 36, que inició en 1997 y se perfeccionó hasta el 2014- por lo tanto, todo lo que se pueda comerciar a nivel de bienes tangibles entre dicho bloque y nuestro país, goza de «arancel cero».

Lo que ahora se está discutiendo es el ingreso de Bolivia como Miembro Pleno al Mercosur, lo que depende aún de la ratificación del Protocolo de Adhesión por el Congreso brasilero. Ser Miembro Pleno de dicho bloque implicará para Bolivia mayores compromisos en materia de políticas como la arancelaria, y de compromisos en otros campos como el del comercio de servicios, inversión, etcétera.

Si algo se tuviera que insistir dentro de este proceso a corto plazo, es que se levanten los obstáculos paraarancelarios y no arancelarios en dicho bloque que frenan nuestras ventas no tradicionales; de otra parte, con una perspectiva estratégica, habría que aspirar a una mayor integración física en materia de infraestructura y a una mayor integración con los Estados colindantes en la gran frontera compartida.

ABI: ¿Cuáles son las fortalezas que tiene Bolivia en comparación con otros países de ese bloque? ¿Qué hay de las debilidades?

GR: Lo que siempre se vio para nuestro país como una debilidad -el enclaustramiento geográfico- podría convertirse en una gran fortaleza en breve.

Bolivia, enclavada en el centro geográfico de Sudamérica, es la mejor alternativa para construir el corredor interoceánico para movilizar carga entre el Pacífico y el Atlántico sea por tren, carretera y aún por vía fluvial, con el acople de la Hidrovía Paraguay-Paraná que une a cinco países: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

A la hora de hacer diferencias, Bolivia es un verdadero mosaico geográfico que le permitiría desarrollar todo tipo de producción, dada la gran dotación de recursos naturales y climas con los que cuenta.

Sin embargo, del lado de las debilidades están: la escala productiva, la tecnología y las buenas prácticas agrícolas en lo que Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay nos sacan una enorme ventaja, lo que incluso supone una amenaza en el mercado interno para ciertos sectores del rubro agropecuario, así como también, en cuanto a la competencia con ellos en el mercado externo.

ABI: ¿Qué beneficios conlleva para la población ser socios del Mercosur?

GR: Desde el punto de vista del productor, exportador y la generación de empleos, el beneficio con Mercosur dependerá de un mejor aprovechamiento que se pueda realizar de esos mercados que tienen un alto poder de compra (aunque para eso habrá que levantar las restricciones paraarancelarias que hay); desde el punto de vista del consumidor boliviano, el beneficio podría ser el adquirir los más de 3.000 productos que llegan cada año desde dicho bloque, a precios bajos, aunque ello signifique perder mercado a los productores bolivianos.

ABI: ¿El país puede aislarse de Mercosur? Las diferencias ideológicas entre gobiernos ¿afectan al bloque?

GR: En tiempos de globalización la dinámica mundial apunta a la integración de los países y Bolivia está avanzando en tal dirección no solo con Mercosur, sino apuntando a megamercados como China, Rusia, India, etcétera y -ojalá en breve- con la Unión Europea también, hacia una integración complementaria y nuevas posibilidades de inversión, producción y exportación.

Para ello, es recomendable no solo actuar en el frente externo sino también en el interno con políticas que promuevan la productividad, la innovación y la competitividad.

Las diferencias ideológicas ciertamente pueden afectar la integración, sin embargo, para eso está la diplomacia, para salvar las discrepancias que puedan existir, no olvidando aquel adagio que dice que la política es «el arte de lo posible».

rm/rsl ABI

Publicidad