Política y año electoral definieron tema salarial

En criterio del dirigentes de sectores sociales (fabriles, magisterio, gremiales y microempresarios), el incremento salarial determinado por el Gobierno, responde a intereses políticos y electoralistas, debido a la proximidad de los comicios nacionales.

Para el dirigente de los trabajadores fabriles de El Alto, Froilán Conde, el incremento salarial, el doble aguinaldo y la emisión de nuevos billetes tiene un trasfondo económico para tratar de «ocultar» una inflación.

«Lo que hay detrás de este incremento es electoralista y busca votos a favor de los candidatos del MAS, pero en el fondo estos incrementos, dobles aguinaldos y emisión de nuevos billetes lo que están haciendo es esconder la inflación. Cien pesos ya no tiene el mismo poder adquisitivo y vemos como con la UDP los salarios inflados, pero el boliviano ya cayó», afirmó.

Para Humberto Sandalio, representante de los microempresarios de El Alto, las medidas económicas que está asumiendo el Gobierno nacional son erradas y que los recursos de los hidrocarburos están siendo «despilfarrados» en medio de la corrupción, bonos y otras medidas asistencialistas.

«Para los microempresarios estos incrementos y segundos aguinaldos son los responsables del cierre de muchas Mypes y Pymes (pequeñas y medianas empresas). A los impuestos, pago de servicios, salarios, seguro social, AFPS y otras obligaciones este incremento traerá muchos problemas al sector», sostuvo.

Ramiro Tarqui dirigente de la Federación de Juntas Vecinales, cuestionó estas medidas (incrementos salariales, dobles aguinaldos), por considerar que no beneficia a la mayoría de los trabajadores, menos a su sector y que por el contrario son los responsables de la inflación.

«Estos incrementos y dobles aguinaldos son responsables de la subida de precios. Basta que anuncian doble aguinaldo los comerciantes ya suben los precios de todos los productos, pero además estas medidas del Gobierno solo beneficia los empleados públicos de las entidades estatales, policías, militares, maestros y otros, pero que pasa con los desocupados», cuestionó.

Cristina Quisbert dirigente gremial lamentó que estas medidas no beneficien a la mayoría de los bolivianos que como en la ciudad de El Alto, son gremiales, trabajadores por cuenta propia o desocupados.

“Como gremiales no nos afecta, porque nosotros trabajamos en las calles y tenemos que ganar diariamente para alimentar a la familia”, sostuvo.

El martes pasado, tras una intensa jornada de diálogo, que contó con un cuarto intermedio de casi siete horas, el Gobierno y los trabajadores llegaron a un consenso sobre el incremento salarial. En una conferencia de prensa en la Casa Grande del Pueblo, anunciaron que el aumento al salario mínimo nacional es del 3% y al haber básico el 4%.

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, fue el encargado de leer el acuerdo de cinco puntos que habían firmado con el Ejecutivo nacional. Justamente, el último estaba relacionado con el incremento. El dirigente afirmó que la reunión había sido “agria”.

La COB pedía un alza del 12% al salario básico y 10%, al mínimo. Mientras que el Gobierno proponía un 2,5% al básico y un congelamiento del salario mínimo nacional. Con este aumento el mínimo nacional se eleva de Bs 2.060, a Bs 2.122.

El Diario.