Policía reporta daños a infraestructuras públicas y privadas en Oruro

El comandante departamental de la Policía, Marco Polo, informó el martes que algunas personas dañaron las infraestructuras del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Oruro, la Gobernación y otros bienes inmuebles como casas de campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la ciudad de Oruro, por la supuesta defensa de los resultados de las elecciones nacionales.

«Lamentablemente ayer en horas de la noche algunos grupos de jóvenes principalmente han querido realizar algunos daños y destrozos al Tribunal Electoral Departamental, la Gobernación y otros puntos, donde se puso en riesgo la vida de las personas», dijo en declaraciones a radio Pio XII.

Explicó que la obligación de la Policía es defender a la sociedad y proteger el bien público y la propiedad privada, además de las personas que ponen en riesgo su integridad.

Pidió a la población estar calmada, porque aunque todos tienen derecho a las protestas esas manifestaciones deben ser pacíficas.

«No se necesitan destrozar, destruir, hacer daño ni a la propiedad pública, ni privada, ni las personas», advirtió.

Ante el anuncio de una marcha por parte de los universitarios y otros sectores dijo que la Policía solo realizará acciones de contención y protección, pidió no usar elementos peligrosos como petardos y otros, que hacen daño a las personas.

«Pedimos que esta marcha sea pacifica que no haya daños, confrontación, si vemos que existen intensiones de riesgos la policía tiene que reaccionar en defensa de las personas sea quien sea», aseguró.

El lunes, cerca de las 19h00 unas 200 personas, miembros de partidos de oposición, hicieron una vigilia frente al TED Oruro, donde permanecieron por un par de horas y la Policía tuvo que usar agentes químicos ante los intentos de atentado contra ese bien público.

En medio del disturbio grupos de jóvenes se trasladaron al frontis de la Gobernación donde causaron algunos destrozos y otro grupo a la casa de campaña del MAS, de la calle Pagador, donde rompieron los vidrios de la primera planta y los muebles de esas oficinas e incendiaron los carteles y banners.

El propietario de ese edificio, Roberto Carlos Toro, reprochó la actitud de «gente maleante pagados por algún partido político», por destruir un inmueble que está alquilado y no es propiedad del MAS.

Dijo que el destrozo de los vidrios templados de la primera planta tiene un costo de más de 150.000 bolivianos, «Nos ha costado mucho sacrificio, es un edificio nuevo».

sdq/kpb/ ABI

Publicidad
Abrir chat