Perito de la OEA identificó tres hechos de manipulación en el TREP

0

Una red paralela oculta de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), la manipulación dolosa de la infraestructura informática y la diferencia de los resultados computados y publicados son las irregularidades que identificó el equipo de peritos de la Organización de Estados Americanos (OEA) que auditaron todo el proceso de la transferencia de los resultados de las elecciones del 20 de octubre.

El experto Héctor Teodoro Hernández, parte del equipo de auditores de la OEA, explicó de forma detallada los hallazgos que se identificaron en el estudio del sistema informático. Donde, además, reveló que el lunes 21 de octubre comenzó a funcionar un segundo servidor oculto que, se sospecha, fue usado antes de reactivar el TREP.

“Ante las maniobras dolosas a la infraestructura informática, dotando de una red paralela oculta que no era controlada por la empresa auditora, la no aplicación de buenas prácticas, el cumulo de irregularidades detectadas, la modificación del Software, el acceso directo a la base de datos y otros elementos, resulta imposible validar los resultados de la elección”, sostuvo el experto auditor.

El informe fue expuesto por el experto, ayer ante el Consejo Permanente de la OEA que sesionó para tratar el tema de Bolivia en presencia de una delegación liderada por el expresidente y embajador especial, Jorge Quiroga, el ex magistrado del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) Gualberto Cusi y la activista Jhanisse Vaca.

HALLAZGOS

Hernández explicó que el primer hallazgo fue el servidor (BO1) ajeno a la estructura del TREP y del cómputo, este se encontraba en la red Amazon y era administrado por la empresa Neotec que estaba a cargo del mantenimiento y del soporte del sistema informático, que estaba lejos de los controles de la empresa auditora (Ethical Hacking) que fue contratada por el Órgano Electoral.

En este servidor se encontró que tenía una base de datos y versiones de la aplicación del sistema informático, además atendía solicitudes que se hacían a través de la web. El experto aseguró que eso permitía alterar los datos y a través de este servidor tenía pleno acceso al TREP.

Además indicó que Marcel Guzmán de Rojas de la empresa Neotec, a través de un informe emitido a las 10.00 del día de la elección, notificó a la empresa auditora Ethical Hacking sobre los servidores que estaban habilitadas para la transmisión de los datos. Pero el servidor ajeno apareció antes de las 19.00 horas de esa misma jornada.

Esto coincide con las declaraciones que hizo el exdirector nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación (DNTIC) del Órgano Electoral, Windsor Saire, develó que e desvío de datos de las elecciones generales del 20 de octubre comenzó a las 18:40 de ese día, es decir, una hora antes de que la Sala Plena diera a conocer el informe preliminar y mucho antes de que se ordene cortar el TREP.

El segundo hallazgo explicado por el funcionario de la OEA dijo que el servidor empleado para la publicación de los datos del TREP, que fue auditado por el equipo de expertos, contenía menos actas en su base de datos de que las que eran transmitidas por el portal web que era de acceso público para que la población pueda verificar el avance del proceso la verificación de las actas.

“¿Cómo fue posible publicarla de dicho servidor si tiene menso actas de las que realmente se publicaron? Este hecho por sí solo constituye una afrenta a la transparencia y a la integridad electoral”.

El tercer elemento que les llamó la atención es la manipulación estructural del sistema informático con la aparición de un segundo servidor (BO20), el cual fue identificado el 21 de octubre poco antes de que se reinicie la transmisión de los datos. Este era distinto al primer equipo que estaba bajo la administración de Neotec.

Según el informe, este servidor fue activado poco antes de reactivar el TREP, a donde se recondujo el flujo informativo de al menos 350 computadoras que se encontraban instaladas en la oficina nacional del Servicio de Registro Cívico (Serecí).

“Los tres aspectos descritos anteriormente nos permiten corroborar que el TREP no se paralizó por fallas técnicas, sino por decisión política intencional y arbitraria, con la gravedad que va aparejado con una manipulación de la infraestructura informática y el redireccionamiento a través de una topología que no estaba bajo control”, insistió Hernández.

SIN PROTOCOLOS

Otra observación que hizo es la inexistencia de un documento de ciclo de vida que registre el incidente de la paralización del TREP. Este documento debió detallar a todas las personas que participaron de este hecho, con el fin de encontrar la causa raíz del suceso. Según el experto estas acciones no están bajo los estándares y protocoles que deben usarse al momento de que se presenta alguna irregularidad.

Por ultimo cuestionó que los vocales del Órgano Electoral les entregaron información incompleta y en algunos casos no les proveyeron de los documentos y accesos requeridos. Además que les remitieron un informe que no concordaba con los hallazgos del equipo auditor.

El Diario.

También podría gustarte