Periodistas ven restricciones en sus fuentes y medios

“Solo voy a responder preguntas de este tema”, o la convocatoria a “conferencia de prensa” de un determinado funcionario de Estado, cuando en realidad se trata de un anuncio público sin la opción a preguntas, son algunas restricciones que enfrentan los periodistas en su labor cotidiana. Sin embargo, esas limitaciones no solo provienen de las fuentes oficiales, sino también de los propios medios donde trabajan, en la mayoría de los casos, sus restricciones son por cuestiones económicas. EL DIARIO recogió los testimonios de los trabajadores del “oficio más lindo del mundo”, según Gabriel García Márquez.

José Antonio Escobar, periodista del Canal Universitario de la Umsa, establece que la libertad de prensa es una frase muy nominal y que las cosas no están bien; hay mucho por corregir, apuntó.

“Hay una libertad de expresión regulada (…) pero cabe aclarar que eso siempre se dio, décadas atrás los empresarios, los banqueros, los industriales eran parte vital de los gobiernos, en ese sentido ellos manipulaban algunos temas del periodismo, gente que metía publicidad y estaba vinculada al Congreso hoy Asamblea Legislativa”, señaló Escobar.

En tanto, Leonardo Álvarez, periodista de ITV, expresó: “Estamos muy restringidos. Hay momentos en que hasta da temor hacer consultas, preguntar o tocar algún tema que podría afectar a quienes están en el Gobierno. A veces te pasan una hoja de lo que tienes que preguntar y no te dejan avanzar y poder ser un gran comunicador”.

Para el experimentado periodista de Radio Panamericana, José Luis Flores, “si bien no hay censura directa al trabajo periodístico, sí hay una autocensura y eso se puede evidenciar en algunos compañeros que difícilmente generan fiscalización, interpelación a la autoridad o al poder para develar casos oscuros”.

Varios periodistas a los que consultó EL DIARIO prefirieron mantener en reserva su identidad, como una clara muestra de que no hay una plena libertad de prensa y menos de expresión. Estos consideran que las condiciones para para trabajar en prensa no son las mejores, porque por un lado los medios de comunicación determinan las formas de trabajo y esto cierra posibilidades de avanzar profesionalmente.

También señalaron que los medios de comunicación pequeños son los más perjudicados y peor los independientes o los que identificaron como “contestatarios al Gobierno”, a estos las instituciones públicas no les dan la publicidad que dan a otros medios que son afines al partido del Movimiento al Socialismo (MAS) y esto restringe el trabajo profesional siendo que ni las entrevistas atienden.

“Al menos la inequidad entre un medio grande y otro pequeño se palpa al momento” dijo Sayed Calle, quien trabaja en Radio Splendid, una de las emisoras más antiguas del departamento de La Paz, dijo que la libertad de prensa y expresión se entiende como un espacio donde se tiene las mismas oportunidades y condiciones para informar a los ciudadanos.

“En Bolivia falta un poco de apoyo e igualdad del Gobierno central con los medios masivos, porque predomina el poderío de los medios televisivos a lado de los radiales o escritos, no hay unión y eso perjudica al final; y la libertad de expresión no es la que quiere el periodista, porque no hay apoyo, de normativas tanto de las entidades del gremio como del Legislativo”, manifestó Sayed Calle.

Sin embargo para el periodista de un medio estatal, Luis Muñoz, dijo que el concepto de libertad de prensa debe entenderse por el lado de los medios de comunicación.

“En Bolivia hay una pluralidad; y en este tiempo no se puede hablar de imparcialidad sino de equilibrio de las fuentes de información que se debe manejar en cada medio de comunicación”, afirmó.

Publicidad
FmBolivia