Periodista Juan Pablo Guzmán tras dejar Bolivision: El Ministerio de Comunicación impone temas, entrevistados y preguntas

«Hoy, no hay nada que aterrorice más a muchos medios que la queja de alguna autoridad o un oficialista por haber sido ‘incomodado’ en una entrevista. Estas fuentes se han mal acostumbrado, con la venia de los medios dóciles, a que no se las cuestioné y que se ‘les deje hablar'», dice en su post.

El periodista Juan Pablo Guzmán reveló hoy que, en el último ciclo de su ejercicio periodístico en televisión, fue testigo de la imposición de la agenda informativa desde el Ministerio de Comunicación en algunos medios del sector privado y lamenta que la situación se justifique por los espacios de publicidad que el Gobierno compromete en los medios.

“(Antes) la agenda informativa surgía antes de la inquietud periodística, orientada por la novedad y el interés social, y se gestaba en la reflexión individual de cada periodista y en reuniones de rico debate en equipo. Hoy, gran parte de la agenda se define en el Ministerio de Comunicación que, hay que reconocerlo, organiza hábilmente todos los días los temas a posicionar en algunos medios, los entrevistados, la ‘ayuda memoria’ para éstos y hasta las preguntas para los entrevistadores”, sostuvo Guzmán tras aclarar que a principios de semana dejó de ser parte del programa Hora 23 de la televisora Bolivision, luego de un año y medio.

En el post publicado a través de su cuenta personal de Facebook, el periodista lamentó que los medios se aterroricen cuando las autoridades o representantes oficialistas se quejan tras haber sido “incomodados” o “maltratados” en una entrevista con preguntas no acordadas.

La publicación fue compartida casi tres mil veces y generó cientos de comentarios en menos de 12 horas. Muchos periodistas escribieron mensajes de apoyo por la valentía de haber revelado el manejo interno en algunos medios de comunicación.

El reconocido periodista John Arandia le dijo: Debo confesarte que fue reconfortante verte hacer «las preguntas» con altura y profesionalismo y ver como quienes creen que tienen la entrevista arreglada o comprada se desfiguraban. Por donde lo veas no es culpa tuya porque «hiciste las preguntas» es culpa de ellos «no saberlas responder» y entonces llega la represalia. Presión para alejar a los incómodos. Ante este panorama con muchos comunicadores controlados, dóciles o vendidos es duro subsistir porque el poder piensa que todos tienen un precio por el hecho de trabajar para un medio.

Juan Pablo Guzmán inició su carrera periodística en 1985 y resaltó que jamás un dueño, directores o gerentes de algunos de los medios en los que trabajó le dijo a quién entrevistar o qué preguntar.

“En cualquier época el buen periodismo siempre incomodará al poder porque esa es la génesis de la relación entre ambos. Pero, a diferencia del presente, en tiempos pasados el recelo del poder generaba a lo máximo intimidación, más no, como hoy, una sistemática política de triturar, hasta extinguir, a todo medio o periodista crítico”, dice el periodista en la parte final de su publicación; además de llamar a sus colegas a no rendirse ni vender sus preceptos éticos.

buenafuente.press

Publicidad
FmBolivia