Para Gabriela Montaño, el paro de médicos fue precipitado

Ante la carencia de insumos, medicamentos y personal, los médicos del sistema público de La Paz realizaron ayer un paro de brazos caídos. Aunque la medida fue contundente en algunos nosocomios, la ministra de Salud, Gabriela Montaño, aseguró que la atención médica fue normal.

Ayer, los nosocomios amanecieron con panfletos exigiendo mayor atención y mayores recursos para el sector público. “No podemos seguir trabajando en estas condiciones, aún no se sabe cuál será el futuro de los médicos a contrato. Se nos agotan los insumos y los medicamentos”, dijo ayer el representante del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (SIRMES), Fernando Romero, luego de un mitin que organizaron en la puerta del Hospital de Clínicas.

De acuerdo con un recorrido, se evidenció que en los hospitales de la Mujer y el de Clínicas se atendieron consultas médicas.

La titular de Salud resaltó que la atención en el complejo hospitalario fue normal. “El Instituto Nacional Oftalmológico, el Hospital del Niño, el Hospital del Tórax, el Hospital de la Mujer y el Instituto de Medicina Nuclear, en casi todos estos establecimientos, trabajan con normalidad”, comentó.

La autoridad explicó que todavía no se cumplen los plazos que se fijaron hace un mes, cuando iniciaron reuniones con los directores de dichos nosocomios para la aplicación de este seguro gratuito.

Remarcó que la medida de presión de los galenos es precipitada, ya que aún se trabaja en la asignación de las necesidades.

Lamentó que el dirigente del SIRMES haya tratado de impedir una cirugía. Romero desmintió la versión y dijo que es una calumnia.

Pagina Siete.

Publicidad