Oruro vive una jornada sin vehículos