Octubre de 2003: usan fotografías de muertos para el ataque contra Carlos Mesa

Como hoy, el 17 de octubre de 2003, Gonzalo Sánchez de Lozada dimitía a la Presidencia y huía a EEUU después que 60 personas perecieran y más de 400 resultaran heridas en la denominada Guerra del Gas. Después de 16 años, y a cuatro días de los comicios, usan fotografías de las víctimas para perjudicar la candidatura de Carlos Mesa, el principal rival de Evo Morales.

El MAS eligió la ciudad de El Alto, uno de los epicentros de la masacre de octubre, para cerrar su campaña en La Paz. Ayer, esa urbe amaneció empapelada –a cada paso– de carteles y afiches con la imagen del presidente Morales.

Además de esa “escenografía electoral”, al inicio de la avenida Juan Pablo II, donde se realizó el cierre proselitista del MAS, se emplazaron gigantografías relacionadas con octubre de 2003. En una de aquellas vallas se observaba la imagen de una niña muerta, con la leyenda de “Ni olvido ni perdón. ¡Justicia!”. En otra se veía a una joven, cargando a un bebé, llorando de rodillas frente a un cadáver, con el mismo mensaje.

Peatones comentaron que al pasar hubo quienes recordaron con indignación los sucesos luctuosos de 2003, mientras que algunos militantes del partido azul, al ver las gigantografías, gritaron “Goni, Mesa, asesinos”.

En inmediaciones de Ciudad Satélite también emplazaron vallas en las que se observa a Mesa junto con Goni.

Se desconoce qué entidad u organización política pagó el alquiler de las vallas. Incluso los vecinos desconocen a qué hora fueron colocadas, según el reporte del canal Gigavisión.

En las noticias que difundieron a través de los medios estatales se detectó que en los reportes se puso énfasis en el rol de Mesa entre 2003 y 2005, en su condición de Vicepresidente y Presidente.

“El Alto va a recordar el jueves 17 de octubre esa matanza, esa masacre que nos ha hecho el Gobierno de Sánchez de Lozada y el vicepresidente Carlos Mesa”, declaró a Red Patria Nueva Roberto Rojas, exdiputado del MAS y director de la Asociación de Gobiernos Autónomos Municipales del Departamento de La Paz.

“Así es la política, el objetivo es generar un daño electoral al rival”, afirmó Wilson Santamaría, diputado de oposición y candidato de Bolivia Dice No.

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, afirmó que se debe hablar de “las responsabilidades que han tenido Sánchez de Lozada, Carlos Mesa y otras personas del asesinato y masacre de octubre de 2003”.

Carlos Alarcón, candidato a diputado plurinominal de CC, calificó a las gigantografías de “guerra sucia” y señaló que no responderán a la arremetida. “No entraremos a su juego”, expresó.

Después de que Mesa oficializara su candidatura, el 6 de octubre de 2018, el oficialismo apeló a los hechos de octubre de 2003 para desacreditarlo. “Carlos Mesa tiene mucho que explicarle a Bolivia sobre hechos de impunidad por muertes de decenas de bolivianos”, declaró el vicepresidente Álvaro García Linera, un día después.

Ayer, Sergio Choque, jefe de bancada del MAS en la cámara de Diputados, responsabilizó al candidato de CC de los hechos luctuosos de 2003. “Mesa es responsable de la masacre. No basta con decir ‘no lo apoye’ o ‘yo le dije a Sánchez de Lozada que las muertes te van a enterrar’. En aquella oportunidad debía tomar decisiones en su calidad de Presidente nato del Congreso y Vicepresidente”, manifestó.

Abel Mamani, expresidente de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto y actual director Ejecutivo del Servicio Nacional de Áreas Protegidas, sostuvo que Mesa debe ser procesado por la masacre, porque incluso –subrayó– es responsable de que no se concrete la agenda de octubre de 2003.

“Tiene responsabilidades por la masacre de octubre. Claro que debe ser procesado, él y sus aliados deben ser remitidos a la justicia”, manifestó Mamani.

Consultado sobre si es correcto electoralizar los violentos sucesos de 2003, el exdirigente vecinal admitió que “no se puede politizar este tema”. “Detrás hay familias que hasta el día de hoy están esperando resultados de las gestiones de nuestro propio Estado, del Gobierno de Estados Unidos para que de una buena vez se haga justicia”, manifestó.

Jesusa Ticona, hija de Hernán Ticona, quien falleció por una bala en la nuca, afirmó que las víctimas de octubre sólo son utilizadas por los políticos, pues a la fecha no lograron justicia.

“Los políticos nos usan, pasaron 16 años y la justicia no llega, sólo hay discursos”, expresó Jesusa, quien comentó que tras 16 años de aquellos hechos no halla consuelo por la pérdida de su progenitor.

Desde las 00:00 de hoy rige el silencio electoral, ninguna organización política podrá hacer campaña, pero no hay orden para retirar las gigantografías.

La Ley de Régimen Electoral (026), en su artículo 119, prohíbe la propaganda electoral que “atente contra la sensibilidad pública” y “utilice de manera directa imágenes de niñas, niños o adolescentes”.

En la norma se agrega que en caso de que una propaganda incurra en cualquiera de las prohibiciones señaladas, “el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Electorales Departamentales, en el ámbito de su jurisdicción, dispondrán de oficio la inmediata suspensión del mensaje, bajo responsabilidad”.

Punto de vista
Franklin pareja Analista político

“El MAS no deja de aprovechar”

Octubre Negro es recordado como uno de los hitos más conflictivos y luctuosos en la historia democrática de Bolivia.

Para el Movimiento Al Socialismo supone el punto de inflexión entre la partidocracia, el modelo neoliberal y la sumisión ante el imperio, contrapuesto a la emergencia del bloque nacional popular, encarnado en los movimientos sociales, la agenda de octubre y la constituyente.

Ciertamente no hay puntos intermedios. En Octubre Negro eras un patriota, parte de la rebelión o eras un antipatria, parte del régimen establecido.

En este contexto, Evo Morales sin haber participado en la convulsión social es el gran ganador, capitaliza el liderazgo social y político y contribuye a acelerar la dimisión de Carlos Mesa.

Todos recuerdan Octubre Negro cómo la victoria de los movimientos sociales contra las élites políticas, excluyentes y discriminadoras y amplifican con claro objetivo electoral dos cosas: 1. Un Mesa presidente dubitativo y sin firmeza. 2. Un gobierno masacrador y asesino que concluyó el ciclo de la democracia pactada y neoliberal.

En resumidas cuentas, Octubre Negro significa una bandera de luchas sociales que, en términos estrictamente fácticos, son en esencia la rebelión del pueblo alteño y no la conquista del MAS como quieren hacer ver.

Para adjudicarse, en alguna medida, una rebelión que no es paternidad de Evo Morales, pero que es una pesada cruz que tiene que cargar Carlos Mesa, porque su paso por la Presidencia fue un fracaso como gestión y liderazgo político, algo que el MAS no deja de aprovechar.

Pagina Siete.

Publicidad