Observan desaceleración de depósitos

Si bien el sistema financiero boliviano registra crecimiento en depósitos y cartera, Leyla Krmelj Alarco, directora de crédito y análisis de Equilibrium, observa la desaceleración en depósitos así como los créditos reprogramados, en su presentación Perspectiva y tendencias para el sistema bancario boliviano, la semana pasada, en el evento Inside LatAm-Bolivia, perspectivas para el 2019 y años siguientes, organizado por Moody´s Investors Service.

La especialista, en su presentación, señaló que el sistema boliviano está expuesto a una serie de cambios normativos, que son la Ley de Servicios Financieros, el decreto supremo de vivienda social y mínimo de cartera, el decreto de tasas máximas y mínima, la norma que establece el Fondo de garantía para vivienda social, entre otras.

Esas normas no permiten generar mayores recursos para fondear los préstamos que el sistema requiere para cubrir la demanda de préstamos, pero también siente presión con las metas establecidas para créditos productivos.

Señala que los cambios normativos inciden en baja del ratio de dolarización de cartera. Autoridades del sector económico destacaron el aumento de la bolivianización, y disminuir el uso de la moneda extranjera en el sistema financiero.

DEPÓSITOS Y CRÉDITOS

En el caso de las colocaciones de créditos, la experta señaló que hay una moderada a alta concentración por entidad en cartera, lo que se refleja en las cifras, que muestran mínima variación entre 2017 a 2018, sin crecimiento.

Asimismo, el mismo comportamiento se evidencia en la captación de depósitos, la brecha tendió a reducirse con los créditos, y es por ello que los bancos requieren mecanismos para ampliar sus fuentes de financiamiento.

La diferencia entre depósitos y créditos en el sistema financiero a febrero de 2019 bajó a 575 millones de dólares, cuando a diciembre de 2018 la diferencia era de 1.227 millones, según un análisis de la Cámara Nacional de industrias (CNI), en su monitor económico 243.

La experta sostiene que los depósitos bajan su participación como fuente de financiamiento. La banca múltiple bajó de 77 por ciento en 2017 a 75 por ciento en 2018, mientras que los bancos PyMes de 81 por ciento a 80 por ciento.

Hace notar que la dependencia de fondeo institucional ha aumentado en los últimos años, y logró alcanzar un porcentaje de 36 por ciento, del todo el financiamiento.

DECRECIENTE

De acuerdo al documento presentado por Leyla Krmelj Alarco, directora de crédito y análisis de Equilibrium, hay una tendencia decreciente en la tasa de crecimiento de las colocaciones, aunque la misma se mantenga fuerte.

REPROGRAMACIÓN

También observó el aumento de la cartera reprogramada, que puede incidir en la mora, aunque este indicador se encuentra muy debajo de los bancos de la región. La cartera en mora más reprogramada alcanzó a 8,5 por ciento en 2009, pero logró reducir su por centaje hasta 2014, año en que empieza a subir el dato.

Observa que en la banca PyMe se registra el mayor crecimiento en mora y reprogramada de cartera, a pesar de ello –puntualiza– no se exhibe un deterioro en la calificación de los deudores.

Los indicadores de cobertura de cartera en mora se mantienen adecuados, señala la experta de Equilibrium.

PERSPECTIVAS

Las perspectivas de la banca en Bolivia no son tan positivas, cuando la experta señaló que a pesar que se proyecta que el crecimiento de la economía se mantendrá fuerte, la tasa de crecimiento de las colocaciones continuaría desacelerándose.

Asimismo, los préstamos por mandato, sumado a topes en las tasas de interés, continuarán presionando los márgenes del sistema en vista que los bancos no pueden hacer el precio en función al riesgo mismo del crédito.

También señaló que los indicadores de rentabilidad permanecerán con tendencia decreciente en la medida en que el costo de fondeo siga aumentando, así como las previsiones por deterioro de cartera.

EN RENDICIÓN DE CUENTAS

En la Rendición de Cuentas, la directora general ejecutiva de ASFI, Ivette Espinoza, destacó los resultados alcanzados en el cumplimiento de las metas de créditos destinados al sector productivo y de vivienda de interés social a nivel nacional, otorgados por las Entidades de Intermediación Financiera que superaron la meta establecida, registrando en la Banca Múltiple el 62,4 % de su cartera y la Banca PyME el 54,1 %.

La Ley N°393 de Servicios Financieros y el Decreto Supremo N°2055 de julio de 2014, que estableció tasas máximas para los créditos al sector productivo, impulsaron esta cartera que pasó de Bs 9.326 millones en 2015 a Bs 75.986 millones a enero de 2019, cifra que significó 7 veces más.

Asimismo, la cartera destinada al crédito de vivienda de interés social en enero de 2019 llegó a Bs 22.232 millones, gracias a la implementación de la Ley de Servicios Financieros y el Decreto Supremo N° 1842 que estableció tasas máximas para este tipo de créditos.

El Diario.