Obra de nueva terminal de El Alto tiene un avance del 52%

A unos siete meses de entregarse la terminal más grande del país, 200 obreros trabajan contra el tiempo y el clima en la construcción de la infraestructura que ocupa 20 hectáreas y se encuentra en Villa Bolívar D de la ciudad de El Alto. La obra tiene un 52% de avance y los operarios trabajan incluso los fines de semana.

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, realizó ayer una inspección para verificar el avance de la obra. Explicó que la lluvia es uno de los factores que retrasan la construcción.

“Estamos con un avance significativo del 52% en obra física y justamente la lluvia es uno de los actores que retrasa el tiempo de construcción al aire. En la programación y la planificación, supervisión y fiscalización se tiene previsto que en el mes de junio ya estará la cubierta y el techado. Tenemos previsto entregar la obra en noviembre”, dijo.

En esta enorme edificación, los obreros trabajan cubiertos con bolsas nailon y palas para limpiar los espacios donde el agua de lluvia se ha estancado. Los que realizan el techado usan mosquetones y aún con esas precauciones, el agua se desliza por donde puede.

El gerente técnico de supervisión de obra, Luis Herrera, dijo que se estudia la posibilidad de trabajar en horarios nocturnos. “Se analiza el hecho de incrementar horarios de trabajo, nocturnos, una vez se instale la cubierta, en estos dos meses”, expresó.

Mauricio Aramayo, gerente general de la empresa constructora, explicó que el clima propició que se acelere el vaciado y el techado del bloque principal. “Intensificamos el tema de vaciado del empedrado y contrapiso, que es la parte baja de la nave, y el ítem de techado”, dijo.

Aramayo agregó que la obra fina requerirá de ítems de gran magnitud. “El vidrio que lleva no tiene paredes y mide cerca de 30.000 metros cuadrados. El piso de porcelanato será de 26.000 metros cuadrados”, dijo. “El piso superior es de vinil y de 15.000 metros cuadrados”, detalló.

Chapetón destacó que con un préstamo se tiene garantizado el presupuesto hasta fin de año. “Esta obra se ha licitado con 273 millones de bolivianos. Hicimos dos modificatorios y reducimos a 254 millones de bolivianos. Nunca antes se realizaron modificatorios para disminuir una obra”, destacó.

La obra, que se inició en octubre del año 2014, se tenía previsto entregarla en diciembre de 2018. Entre los varios factores que retrasaron la construcción están el económico y el cambio de diseño. “Una de las razones por las que se ha perdido un año ha sido por el cambio de diseño estructural (…)”, concluyó.

Pagina siete.

Publicidad
FmBolivia