OAS dice que asumió una obra deficitaria a pedido de Lula porque Evo prometió otro contrato

El expresidente de la brasileña OAS, Leo Pinheiro, reveló que el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva prometió a la empresa obtener otro contrato en Bolivia en compensación para que concluya el problemático proyecto Potosí-Tarija, que había sido iniciado por la Queiroz Galvao, según el diario Folha de Sao Paulo.

Pinheiro negoció un acuerdo de declaración de culpabilidad con la Fiscalía en el caso Lava Jato, una denuncia realizada en junio de 2017, cuando señala a Lula da Silva como intermediario de OAS con los gobiernos de Costa Rica, Chile y Bolivia.

El exejecutivo que está en la cárcel desde 2016, manifestó que el expresidente Lula pretendía evitar un mal momento en las relaciones de Brasil con el presidente boliviano, Evo Morales.

La obra que tuvo que concluir la OAS es la carretera Potosí-Tarija que durante muchos años estuvo a cargo de la brasileña Queiroz Galvao, obra que no fue concluida.

Según Pinheiro, Lula articuló el financiamiento del banco brasileño BNDES y habría prometido a la OAS obtener otro contrato en Bolivia como compensación para llevar adelante el proyecto con dificultades de la Queiroz.

En ese entonces, el exmandatario habría señalado –según Pinheiro- de los riesgos diplomáticos para el país, respecto al estancamiento de la carretera y las protestas que se empezaron a generar de las regiones afectadas.

Asimismo, el exejecutivo advirtió que el trabajo reportaría déficit por las obras que debían arreglarse, además de los precios. La respuesta de Lula según el informe es que Evo Morales hubiera estado dispuesto a “compensar económicamente a la empresa mediante la adjudicación de otro contrato a favor de OAS.

El 2012, se conoció que BNDES era la fuente de crédito para financiar un tramo de la carretera que atravesaría el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). El proyecto fue resistido por los indígenas de tierras bajas a través de la VIII marcha.

Otro de los proyectos adjudicados a esta constructora fue la carretera Potosí-Uyuni, en julio de 2007, con una extensión de 199 kilómetros, que demandó una inversión de 108,1 millones de dólares. Aunque tuvo observaciones y denuncias de legisladores de oposición.

Publicidad