Nuevo deslizamiento alarma a vecinos de San Jorge-Kantutani

Un nuevo deslizamiento en la zona San Jorge-Kantutani alarmó ayer a los vecinos, aunque no causó daños. La Alcaldía informó que la causa fue la saturación del terreno debido a las intensas lluvias, hoy retirará el material que se desprendió e impermeabilizarán el sector.

“La lluvia del miércoles y el agua que baja desde la parte alta (de la zona Valle Concepción como de la Escuela Naval) causó el humedecimiento del sector y se produjo este deslizamiento”, dijo el vecino Joaquín Álvarez.

Este deslizamiento se registró en la parte media del talud y no llegó a afectar a los inmuebles que están en el límite. Causó alarma en los vecinos del sector en el que, en abril, se produjo el derrumbe que afectó a 64 inmuebles y cortó el tráfico de la avenida Libertad, que une Sopocachi con San Jorge.

El subalcalde del macrodistrito Cotahuma, José Luis Quiroga, informó que este problema se produjo por las recientes lluvias. “No podemos negar que en estos dos días se anegó el suelo y como es tierra que fue removida se produjo un asentamiento, justo donde estaba trabajando la maquinaria. Eso generó preocupación en las familias por el evento que tuvimos (en abril). Hay nerviosismo y apenas advierten un asentamiento de estas características hay mucha preocupación”, declaró la autoridad.

El coordinador del municipal Programa de Estabilización de Zonas, Ramiro Velasco Lazarte, informó que se deslizaron alrededor de 300 metros cúbicos de tierra y basura, el equivalente a 75 volquetas. Antes ese sector era un botadero municipal.

El técnico confirmó que este nuevo deslizamiento no afectó a las construcciones. “La deformación no llegó a la parte alta donde están los inmuebles, por eso hablamos de un asentamiento natural del relleno por las lluvias”, precisó.

Para evitar riesgo, la maquinaría municipal ingresará desde hoy al sector para retirar la tierra que se desprendió y reconformar el terreno con la construcción de banquinas que se parecen a gradas. Lazarte advirtió que con las obras el sector tendrá una mayor pendiente. Luego, se impermeabilizará el área con plásticos para que el agua no siga remojando el terreno.

Además, se está construyendo un nuevo sistema de alcantarillado para el barrio de Valle Concepción. Y en la parte alta, donde se encuentra la Escuela Naval, se hará lo propio para evitar que el agua siga llegando hasta la zona donde se produjo el deslizamiento de abril pasado.

Por su parte, el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos, Vladimir Toro, aclaró que no se trata de un deslizamiento. “Es una saturación por las lluvias, superficial pero que lo vamos a resolver, como ya habíamos previsto y que socializamos con los vecinos, con un revestimiento total del talud”, explicó.
Maquinaria ingresa al sector para retirar la tierra deslizada.

Para ello, la Alcaldía ya compró el material y con él se hará un revestimiento con agrofilm, para que no infiltre el agua y genere más movimientos.

“No está afectando a ningún trabajo que estamos haciendo en pilotes, en la construcción de la bovedilla para captación de aguas subterráneas en el área. Pero nosotros estamos adelantando los trabajos, porque consideramos que la época de lluvias recién se inicia el 15 de noviembre”, acotó Toro.

Actualmente, la Smgir ejecuta obras de estabilización. Las mismas consisten en la construcción de una doble bóveda de hormigón armado y galerías filtrantes, además de pilotes y muros pantalla. Estas obras buscan estabilizar el sector tras el derrumbe del pasado 30 de abril.

Para llevar adelante estos trabajos, la Alcaldía informó que invierte 68 millones de bolivianos y prevé que las obras se concluirán en 10 meses.
Técnicos trabajan en el sector para evitar más problemas.

Afectados toman casas prefabricadas

Los damnificados del deslizamiento que vivían en las carpas del campamento Libertad tomaron por la fuerza las 16 casas prefabricadas. No esperaron a que estuvieran concluidas.

“El martes nos entramos a las casas prefabricadas a la fuerza pese a que la Alcaldía no las concluyó. Son 16 estructuras cuando deberían ser 20, la Alcaldía se comprometió a traer otras cuatro que hasta ahora no llegan y ya no soportábamos estar en las carpas”, declaró el damnificado Jorge Quintanilla.

El vecino afirmó que el calor y el frío en las carpas eran insoportables para quienes las habitaban. También, que la olla común fue retirada el pasado 30 de septiembre.

Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat