No se nos advirtió que había riesgo de un deslizamiento

Paradojas de la vida: Alfredo Wolf, 62 años, y uno más de quienes perdieron todo este 30 de abril con el deslizamiento, es ingeniero civil especializado en riesgos. Ha trabajado como consultor en ONG, en el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, y en el Viceministerio de Inversión Pública y Financiamiento Externo, en el diseño de normas que incorporen la temática de riesgos a los proyectos de inversión pública. Hace tres años, cuando tomó en anticrético un departamento en la primera planta de un edificio ubicado en plena avenida Libertad, revisó la zona para ver si no presentaba alguna falla e inspeccionó la construcción en busca de rajaduras. Todo estaba en orden. El martes salió a trabajar muy temprano junto a su esposa y solo pudo llegar a tiempo para presenciar el derrumbe y la tragedia. “No pude sacar absolutamente nada”, cuenta.

¿No hubo una advertencia de la Alcaldía?

En absoluto. No se nos advirtió que había riesgo de un deslizamiento. El sábado cuando se levantó el asfalto en la avenida Libertad, antes de que ocurra este desastre yo hablé con personeros de la Alcaldía. Me identifiqué, les dije soy ingeniero y quiero saber hasta dónde es el área de posible deslizamiento. Ellos me señalaron el sector y dijeron que hacia los puentes Trillizos no había riesgo. Empezaron a trabajar, evacuaron unas 6 o 7 viviendas, la gente empezó a sacar sus pertenencias, pero a este sector no nos notificaron porque supuestamente no había riesgo. También el día sábado empezaron los trabajos para reparar la vía porque decían que tenía que habilitarla para el tráfico. Entraron con maquinaria y empezaron a excavar un pozo de una longitud de unos 10 metros y sacaron material bastante húmedo, con presencia de agua. La idea de ellos era sacar, cambiar suelos y compactar para habilitar la vía.

¿No se dieron cuenta del riesgo metros más arriba?

No. Era menester de la Unidad de Gestión de Riesgos decir: señores, hay la probabilidad de un deslizamiento mayor, evacúen. Entonces, las familias de este sector (avenida Libertad cerca a EMA Verde) podrían haberlo hecho y no perderlo todo. Pero no hicieron nada. Recién el día lunes después de media mañana empezaron a percatarse y pedir que evacúen. En el edificio en que yo vivía no había nadie, todos habíamos salido a trabajar. A las 11 empezaron a decir que evacuemos, y el edificio colapsó a eso de las 12.30. Yo llegué lo más pronto que pude y el edificio todavía estaba en pie aunque algunas casas alrededor ya estaban crujiendo. A mucha presión me permitieron pasar, mi departamento estaba en un primer piso y yo quería al menos rescatar cosas de valor, papeles y documentos. Cuando quise ingresar al edificio no se podían abrir las puertas pues se había empezado a mover la estructura. Les pedí que me dejen entrar por la ventana con una escalera, pero no me dejaron. Ya no quise insistir porque tenían razón, podía haber quedado sepultado. Subí un poco arriba y de inmediato se empezaron a caer las casas y entre ellas mi edificio. Fue terrible, presencié todo. Unas cinco o seis casas cayeron y de inmediato hubo un alboroto al otro lado de la avenida Libertad, salía la gente de las casas, gritando.

¿Ustedes sabían del problema, que era una zona inestable?

Cuando vine a vivir acá no había nada, todo estaba normal. Antes de tomar el anticrético, hice las indagaciones y todo estaba en orden. Pero desde esa época la zona ha crecido considerablemente. Se han construido más viviendas, se han expandido indiscriminadamente los asentamientos, con o sin autorización del municipio. La zona donde estaba mi vivienda era una zona consolidada, con los papeles en regla. El problema es que no se respeta la norma, la gente construye por construir. Si el municipio autoriza la construcción de tres pisos, el propietario construye cuatro o a veces cinco.

Por otro lado, recién me entero que en los años 60 o 70 esta zona era un relleno sanitario, donde nunca se debió haber construido pues por estas características tiene que pasar bastante tiempo para que el terreno se compacte.

¿El incumplimiento de normas es el origen?

Esta zona, que es muy populosa, es bastante conflictiva, se ha terraceado por todas partes para construir. Acá, por ejemplo (señala el sector donde estaba su vivienda) se debería haber construido casas de tres plantas máximo, por la calidad del suelo; sin embargo, por ejemplo el edificio en que yo vivía (ver derrumbe: https://www.facebook.com/alfredo.wolffmunoz/videos/2139650702768372/) tenía construidas cuatro plantas; una más de lo permitido. Además, la propietaria construyó dos garzonier más en la terraza. No se respetan normas por el tema lucrativo.

¿Y la Alcaldía no puede hacer un control?

Sí puede, es una de sus labores. Debería ver si están incumpliendo y si no es así proceder a destruir el piso excedente. Pero no lo hacen. La Alcaldía tiene una unidad de monitoreo vía satélite, en pantallas para controlar toda la ciudad de La Paz, pero solamente ven y no intervienen, por lo visto. La Unidad de Gestión de Riesgos estaba muy bien valorada; La Paz ha sido una de las primeras ciudades del país en incorporar esta unidad después de la tragedia de febrero de 2002. Destinó el mayor presupuesto a prevención antes que a resolver emergencias; eso fue muy bueno pero por alguna razón se ha dejado de lado. Hace unos años yo reclamé porque en las calles de la zona había aguas residuales, luego paró pero no conectaron al alcantarillado, sino con pozos sépticos, por eso posiblemente se remojó el sector también. A eso se suma las fuertes lluvias.

Hace unos días se denunció que estaban terraceando cerca del lugar donde se han producido los desastres, ¿puede esto haber influido?

No lo sé, pero el problema de los terraceos es ya una emergencia y no se están tomando medidas. Buscan hacer urbanizaciones sin cesar. Veamos el ejemplo de Alpacoma, es un terreno similar a éste. ¿Quién se hace cargo de estos terraceos?, ¿el municipio de La Paz, el de Achocalla o la Gobernación? Alguien por favor que controle. Es necesario que se tome este problema como una prioridad.

Pagina Siete.

Publicidad
FmBolivia