No hubo un defensor que marque la imagen de Ana María Romero”