Mujeres agredidas demoran denuncia

En el consultorio del médico forense, las mujeres agredidas que acuden a solicitar un certificado, por lo general demuestran que tardan en hacer sus denuncias, por desconocimiento o temor de recibir mayores daños de sus agresores.

Claudia, nombre convencional de la víctima de constantes agresiones físicas que recibe de su esposo, en la mañana de ayer se presentó ante el médico forense para solicitar su valoración, documento que le servirá para interponer la denuncia por primera vez, después de una serie de hechos de violencia, los cuales le dejaron sin un diente, desvió de la nariz, con los ojos moreteados, el rostro cortado y una serie de hematomas en su cuerpo.

Con 37 años y cinco hijos del matrimonio, la víctima que vende coca para sustentar los gastos de la familia, mientras que el esposo es de oficio albañil, enfrenta un problema de consumo de bebidas alcohólicas y conducta totalmente agresiva, aspecto que ocasiona el temor entre los hijos y la víctima.

«Por mis hijos no quería denunciar, tenía miedo de que me deje, de que se vaya y yo tenga que quedarme sola con las tres guaguas, es por eso que estaba aguantando, pero el sábado y domingo que llegó borracho los dos días, incluso agredió a uno de mis vecinos quien le llamó la atención por lo que me estaba pegando y ahora él más ha sido golpeado, pese a su edad, fue maltratado y no sabía dónde acudir», explicó.

La ausencia de información por parte de las juntas vecinales, la Subalcaldía y sobre todo la falta de sociabilización de los Servicio Legal Integral Municipal (SLIM), del municipio en las diferentes zonas y barrios donde se registran hechos de violencia, hace que las víctimas no sepan dónde acudir para poder ser atendidas en los primeros hechos de violencia que enfrentan al interior de sus hogares, aspecto que pone en mayor riesgo tanto a la víctima como a sus dependientes.

“Con botella me ha hecho estas heridas y ahora me animé, porque uno de mis vecinos nos está ayudando», expresó.

Los hechos ocurrieron en San Pedro de Yunguyo, al interior de una vivienda, donde la víctima es inquilina, en el sector una segunda persona también fue agredido un adulto mayor de 73 años, quien con la sangre en el rostro se presentó ante el médico forense para obtener un informe de valoración y presentar la denuncia en contra del agresor.

«Me ha querido ahorcar, mi cabeza me ha sonado, está rota, me ha pateado en todo el cuerpo, es por eso que estaba sangrando arto, asimismo he llegado», explicó la víctima, en tanto sus hijos dieron a conocer que el agresor es un hombre de 37 años «y cuando compraba cerveza es que ha maltratado a mi papá que es adulto mayor, los vecinos han sido los que han intervenido para que deje de pegarlo a mi papá, sino hubiera sido peor y pese a que se ha llamado a la Policía a Radio Patrullas 110, nunca han llegado a la zona», lamentó el hijo de la segunda víctima.

Los hijos si bien iniciarán el mismo proceso judicial en contra de esta personas quien vive al interior de la misma casa, pero que generó agresión a dos personas una de ellas su esposa con gestación de dos meses y a un vecino, mientras que los hijos de la víctima huyeron de su hogar con el temor de ser agredidos por la violencia generada por esta persona de 37 años de quien se mantienen en reserva su identidad con la finalidad de poder lograr la detención.

Los actos de violencia al interior de la familia y algunas zonas, no suele ser atendidos por las instancias correspondientes y tampoco existen políticas de prevención en los actos de violencia.

El Diario.

Publicidad