Mujer de 72 años puede terminar en Palmasola

Una mujer de 72 años de edad puede terminar en Palmasola y esta situación tiene a sus hijas y amistades consternados. 

Ella es acusada de envenenar un perro, según las inquilinas con las que comparte una vivienda. 

El jurista y vicepresidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz, Félix Oros, considera que la medida es desmesurada y se deben aplicar alternativas, contempladas según la ley para estos casos.

La mujer ya fue cautelada. Antonia Apaza lleva 3 días detenida y en las próximas horas podría ser enviada al penal de Palmasola. Así lo determinó Alex Antezana, juez 8vo de Instrucción en lo Penal, que el pasado martes llevó a cabo la audiencia cautelar.

Apaza es acusada de envenenar un perro de raza caniche, según denuncia Alexia Ruiz Fernández, propietaria de «Peluche», quien agrega que “somos agredidas por estas personas verbalmente desde enero, cuando llegamos a vivir aquí”, relata la denunciante.

Los antecedentes.  Ruiz Fernández relata que el pasado mes de enero, llegan hasta el barrio Fe y Alegría, donde arrienda 3 habitaciones en una vivienda ubicada sobre la calle Cecilio Jordán. Allí conviven 5 familias que alquilan habitaciones. 

La denunciante menciona que de enero a la fecha, las discusiones comenzaron, subieron de tono y derivan en la muerte de su mascota, el domingo 31 de marzo.

Familiares y amigos salen en su defensa.  Judith Quispe (22) hija mayor de Antonia, desmiente esa versión, y denuncia “mi madre es juzgada sin pruebas, ella no puede defenderse, es diabética y nunca le hizo nada a su perrito” relata llorosa. Michell Vilca, vecina de ambas, relata “la señora Antonia es incapaz de hacer eso, ella tiene mascotas también. La acusan sin pruebas. 

Estamos seguras que uno de los dueños de casa quiere que la señora Antonia se vaya y por eso inventan todo esto y usan sus influencias ante la fiscal y el juez”, menciona.

Es una medida exagerada. El Día traslada la consulta a Félix Oros, vicepresidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz. El jurista opina al respecto: «Es gracioso ver cómo dan prioridad a animales sobre seres humanos. La situación de un adulto mayor y que padece una enfermedad, no corresponde a la detención preventiva. Esa medida se aplica para delitos violentos y que lo amerita. La detención preventiva tiene un fin: Para una persona que puede escapar, no cumplir la ley. Es inaudito.

Si no hay una necropsia del animal, que determine las causa de muerte, no corresponde estas medidas.

La ley del Adulto Mayor, de Procedimiento Penal y de indulto, están a favor de estas personas, no corresponde la detención preventiva».

19 Habitaciones
Conforman la vivienda donde alquilan 5 familias enfrentadas por este caso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat