Microempresarios critican marcha de “ropa usada”

La intensión de pretender legalizar el contrabando por parte de los vendedores mayoristas de la Feria 16 de Julio genera preocupación y críticas en las filas de los microempresarios, quienes advierten que el Gobierno suspendió todo control contra este ilícito.

La protesta se concentró, ayer, en la avenida Montes, desde donde descendió ocupando el carril de descenso de la avenida Mariscal Santa Cruz, demandando “legalizar” la internación y venta de prendería usada, bajo el argumento de carencia de fuentes de empleo.

“Nos estamos movilizando los nueve departamentos, provincias y queremos hablar con el Presidente, para que nos escuche y permita legalizar nuestra actividad”, expresó una de las representantes del comercio de la ropa usada.

Esta actividad generó malestar entre los microempresarios, quienes lamentaron que el Gobierno no solo permite la proliferación de la venta de ropa usada, sino que la misma deje de venderse por unidades en la feria de la zona 16 de Julio, en Oruro o en otras regiones, sino se realice el acopio al interior de domicilios de gran cantidad de fardos, los cuales son vendidos a más comercializadores, criticó Juan Bautista representante del sector textiles.

“Al país se le tiene que hablar con la verdad, esta movilización de esta gente que llegó sobre todo de la 16 de Julio y de Oruro, no son vendedores pobres, no son vendedores por unidades, son mayoristas en general, porque si el Gobierno realiza allanamientos en las casas de la 16 de Julio, se daría cuenta de que existe una ingente cantidad de fardos los cuales son comercializados como si fuera el puerto de Arica”, explicó.

Los microempresarios lamentaron que, hasta la fecha, la poca capacidad de hacer cumplir las normas desde el 2006, cuando se aprueba un Decreto Supremo Nº 28761, pero que hasta la fecha no se cumple.

“Es lamentable que pese a que existen normas establecidas en el territorio nacional, a la fecha estas no se cumplan, se ha realizado tanta inversión por convertir a los ropavejeros en vendedores de prendas nacionales y ha fracasado, pese a los dineros entregados, se han aprobado leyes las cuales no se han cumplido, es por eso que esta movilización solo confirma que el Gobierno no quiere hacer ninguna acción y menos política de Estado que proteja la producción nacional, sino por el contrario busca reducir la esperanza de que el país sea productivo y menos industrial”, lamentó Freddy Mendoza, representante de la producción en cuero.

En tanto, los comercializadores de la ropa de segunda mano, en la tarde de ayer, se concentraron en las calles de la zona 16 de Julio, con la finalidad de establecer medidas de presión para que el Gobierno acceda al contrabando y la venta de prendería usada.

El Diario.