Mensajes revelan el drama que vivió Ximena Cuellar en Caranavi

Las conversaciones de texto extraídas del celular de Ximena Cuéllar Alípaz, la médica interna del Hospital Municipal de Caranavi, quien se presume falleció por el Arenavirus, fueron presentadas a la Fiscalía como prueba del drama que vivió desde que tuvo los síntomas, el 20 de mayo, hasta el 4 de junio, cuando falleció debido a la falta de atención.

El celular de Ximena y las capturas de pantalla de los mensajes de texto, a las que tuvo acceso Página Siete, fueron presentados el jueves ante el fiscal de ese municipio, Heisman Maldonado.

“Con estas pruebas, la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) ratificó la denuncia por homicidio culposo contra la directora de ese centro médico, Adela Limachi, y la jefa de médicos internos, Raquel Ticona”, informó la asesora legal de la casa de estudios superiores, Lourdes Alba.
Martha Alípaz, madre de Ximena Cuéllar.
Foto: Página Siete

Entre los textos también están los mensajes que Ximena envió a su madre para contarle que la enviaron a fumigar, aunque no era su trabajo, un lugar donde podían proliferar insectos que contagian el dengue, el 17 de mayo.

“Ximena, hay cambios. Hoy en la noche y mañana tú te encargas del perifoneo”, es la instrucción que Ticona dió a Ximena por mensajes de WhatsApp el 20 de mayo, luego de que la joven informara que se sentía mal y había presentado un resultado de laboratorio en el que en primera instancia le diagnosticaron que tenía dengue.

La madre de Ximena, Martha Alípaz, denunció que su hija fue forzada a trabajar hasta el 24 de mayo, pese a los síntomas y el riesgo de contagio. Afirmó que la jefa de internos le dijo a su hija que ella –Ticona– había superado el dengue sin pedir licencia y que trabajó de manera normal, por lo que Ximena debía hacer lo mismo.

“Lic. (licenciado) ya no estoy con suero. Pero no viene el doctor”, es parte de otra conversación que la joven tuvo con un enfermero el 27 de mayo, cuando ya los síntomas se agravaron y estaba encerrada, sola y sin atención en su cuarto, porque no autorizaron su internación en el mismo hospital donde vivía.

La UMSA presentó, como otra prueba, el reglamento del Servicio Departamental de Salud (Sedes), en el que se señala que en caso de enfermedad o accidente, se debe brindar atención inmediata al médico interno.
Textos del grupo “Compañeros de Internado”.

La alerta de sus compañeros

Como evidencias, también serán tomadas en cuenta las conversaciones del grupo “Compañeros de Internado”. En esas charlas, el 3 de junio, los colegas de Ximena criticaron la falta de atención de sus superiores y la versión falsa que la directora Limachi y Ticona pretendían dar para evadir su responsabilidad por el grave estado de salud de la joven.

“Chicos, hablé con la Dra. Limachi y dijo que ‘todos los doctores le dijeron a Ximena que descanse, pero ella no hizo caso, que si se complicó (la enfermedad de su compañera), fue por desobediente’ (…). Me enoja que se quieran lavar las manos y hablen mal de Ximena (…). Tenemos que hablar o hacer una reunión”, revelan las conversaciones entre internos.

Por último, Alípaz afirma que su hija no se atrevió a desobedecer a Ticona o presentar otro documento para pedir su baja por temor a que su internado médico sea anulado.

pagina Siete.