Médicos: Hay carencia desde infraestructura hasta barbijos

Luego de la muerte de uno de sus colegas a causa del Arenavirus, médicos de La Paz denunciaron que en los hospitales públicos sufren carencias que van desde barbijos hasta infraestructura adecuada para atender a los pacientes. Indicaron que no cuentan con insumos de bioseguridad y aseguraron que se sienten aún más vulnerables para atender casos, como el virus que en las últimas semanas cobró la vida de tres personas, dos de ellas del área de salud.

“Todo el sistema público de salud en el país tiene problemas muy graves. El más importante es la carencia de recursos de bioseguridad. No hay hospital que tenga nivel cuatro de bioseguridad. Si llega un paciente con los síntomas (del Arenavirus) no tenemos equipos para su atención. Por eso estamos iniciando una protesta hasta que cambie la situación del sistema de salud”, declaró el secretario general del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes), Fernando Romero.

Ayer al mediodía, junto con sus colegas, Romero lideró un mitin en la avenida Saavedra de Miraflores, frente al Hospital de Clínicas, para exigir mejores condiciones de trabajo. En la protesta ratificaron el paro de actividades para hoy y anunciaron marchas.

Por su parte, la ministra de Salud, Gabriela Montaño, dijo que se cuenta con todas las medidas de bioseguridad para la atención de pacientes con este virus. Los hospitales Obrero de Miraflores y El Norte de El Alto habilitaron salas aisladas para posibles nuevos casos y la autoridad descalificó la protesta.

“Me parece inaceptable usar un momento tan sensible como este -para la familia y para todos los colegas médicos- generar miedo en los trabajadores de salud y justificar acciones de protesta. No entiendo, no puedo aceptar que se pueda usar la muerte de un colega médico para justificar otro tipo de situaciones que no tienen relación con el manejo institucional, epidemiológico y clínico de estos casos”, declaró ayer Montaño.

Otros médicos también manifestaron su malestar por la falta de insumos. Josef Henao, pediatra de planta del Hospital del Niño, detalló algunas de las falencias del nosocomio de tercer nivel. “Necesitamos especialistas y subespecialistas. No tenemos, por ejemplo, un pediatra neumólogo y en esta época de invierno hace falta. No tenemos suficientes cirujanos pediatras y en las noches cuando llegan pacientes deben esperar hasta el día siguiente para ser operados. Ese lapso de tiempo puede ser fatal para un niño que no tienen recursos para ir a un hospital privado”, declaró.

El profesional mencionó que además hacen falta anestesiólogos, neonatólogos y pediatras. “Tenemos un solo pediatra a partir de las 14:00 que cubre las 180 camas del hospital y debe atender consulta externa. Una sola enfermera atiende tres salas de 11 niños. ¿Dónde puede haber calidad de atención?”, cuestionó.

Respecto a medida de bioseguridad, el galeno dijo que sólo cuentan con barbijos que sólo sirven para protegerse de una tos. “Los guantes de goma sólo los dan para quirófanos. No tenemos capacidad de atender este tipo de infecciones que es de nivel cuatro. Se debería entrar con mamelucos, botas, guantes, y barbijos especiales para un solo paciente, después se debería desechar. Eso no lo tenemos, nos dieron uno para probar”, afirmó.

El médico Víctor López, quien trabaja en hospital de primer nivel, aseguró que hay una carencia de recursos. “Estamos trabajando en precarias condiciones. En el centro de salud de Tembladerani tenemos un laboratorio que es de tres por tres, donde se hacen exámenes de sangre, orina y tuberculosis, entonces se pone en riesgo la salud de la población y del personal”, dijo.

Recalcó que lamentablemente no cuentan con las condiciones ideales para trabajar en hospitales. Contó que la bioseguridad no sólo se basa en el barbijo, mandil y guantes, sino mencionó que las normas de seguridad también deben aplicarse en la infraestructura, una de las más básicas – aseguró – es la instalación de una buena ventilación.

La doctora del área de nutrición del Hospital de Clínicas, Lourdes Meriles, aseguró que trabajan con muchas carencias. “Las necesidades son múltiples desde lo básico. Nos hacen falta equipos de resonancia magnética, ecógrafos, tomógrafos y respiradores. También necesitamos material como barbijos y uniformes de protección, entre otros. Nos dan un barbijo para una semana, cuando cada día deberíamos usar uno nuevo. Por eso, nosotros nos compramos este material”, declaró.

José Fernández, exdirector del Hospital del Tórax y actual docente en la Facultad de Medicina, informó que uno de los principales problemas del nosocomio es la falta de infraestructura y recursos humanos.

Según Fernández, quien además es docente, por casos registrados con Arenavirus, las universidades deben reforzar las temáticas relacionadas con las medidas de bioseguridad para atender pacientes. “En la época del cólera se trabajó mucho en bioseguridad, pero gracias al clima la enfermedad no prosperó. Después hubo un periodo de silencio en cuanto a las medidas de protección hasta que apareció el Arenavirus y no hay ningún antibiótico contra el virus”, afirmó.

El médico dijo que el Hospital de Clínicas enfrenta problemas económicos. “Antes se les cobraba una suma de 20 bolivianos a los pacientes y con esos ingresos se podía comprar medicamentos. Ahora con el SUS (Sistema Universal de Salud propuesto por el Gobierno) no hay ingresos en complejo hospitalario de Miraflores”, afirmó el profesional.

Médico en la CPSProblemas Marco Ortiz, el segundo médico afectado con el Arenavirus y hospitalizado en terapia intensiva de la Caja Petrolera de Salud (CPS), presenta falla multiorgánica. Su estado empeoró desde el fin de semana, informó, la ministra de Salud, Gabriela Montaño. “Lamentablemente el fin de semana ha empeorado su situación general, está con un pronóstico reservado porque está con falla multiorgánica”, expresó la autoridad de salud.

Pagina Siete.

Publicidad