Más de cinco debilidades para identificar sarampión

Luego del simulacro sobre el ingresó de un caso de sarampión en el municipio del Desaguadero (punto fronterizo con Perú), se observaron más de cinco debilidades para identificar ese mal como: la activación correcta de protocolos, aplicación de medidas de bioseguridad, falta de personal de salud en los puntos fronterizos, entre otros.

Ayer, se realizó el simulacro del ingreso de dos casos de sarampión a Bolivia, para medir la capacidad de respuesta de las instancias que deben identificar y tratar este mal de forma inmediata.

La actividad comenzó en el punto fronterizo Perú – Bolivia, el primer caso se identificó en las oficinas de Migración con un infectado y ocho personas que lo acompañaban. En este caso los evaluadores calificaron de “positiva” la actuación de la Policía y lamentaron la falta de participación del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

El segundo caso se identificó en oficinas de la Aduana Nacional, dónde se criticó la tardanza de la Policía para trasladar a la persona infectada.

Tras activarse los protocolos de atención para el tratamiento de los infectados y desarrollar todas las medidas de atención, y prevención, un comité evaluador identificó debilidades en la atención de presentarse un caso de sarampión.

La responsable de enfermedades emergentes y remergentes del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, dentro de las falencias identificadas identificó la falta de un puesto de salud en Migración y falencias en el transporte (ambulancias) de los pacientes al centro de salud.

Recalcó la importancia de tener un puesto de salud en los puntos fronterizos terrestres, para lo cual se necesitarían por lo menos dos personas, para que realicen las vacunaciones a los viajeros que ingresen a Bolivia.

Si bien se tiene control en los puntos fronterizos del país, sin embargo uno de los grandes problemas es el gran flujo de extranjeros que ingresan sin ningún tipo de autorización, por lo que se optó por vacunar en las calles a todas las personas que llegan del exterior.

En este sentido, entre las principales recomendaciones, se encuentra realizar capacitaciones a todas las instancias en temas como: Bioseguridad, la enfermedad como tal, cuidados y prevención.

Por su parte, Carlos Hurtado, evaluador del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz, destacó el liderazgo del equipo hospitalario que estuvieron monitoreando los casos de sarampión registrados durante el simulacro. Señaló que había el personal y suministros necesarios. Asimismo destacó el trabajo de la Policía.

Sin embargo, lamentó que no se haya implementado correctamente los protocolos. Observó que de acuerdo a normativa una activación de emergencia se debe realizar de acuerdo a un protocolo, que en este caso no fue cumplido con propiedad.

Lamentó que Senasag no haya participado del simulacro para medir su capacidad de respuesta. Explicó que su trabajo es la desinfección de toda mercancía de los viajeros, lo cual no ocurrió en el simulacro.

El evaluador recomendó la mejora de tiempos en la atención de los pacientes, que en el primer caso duró al menos 32 minutos, “mientras llega otro paciente no se puede descuidar al otro”, manifestó.

En ese marcó recomendó una capacitación urgente al personal de la frontera Perú–Bolivia, además de la aplicación de protocolos de bioseguridad, uso de barbijo, uso de guantes, lavado de manos, entre otros.

Desde febrero de la gestión pasada, el Sedes La Paz se encuentra en alerta con vigilancia epidemiológica intensificada, por el incremento de casos registrados en países vecinos.

Del simulacro de identificación de casos de sarampión en vía terrestre en punto fronterizo participaron el Ministerio de Salud, Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, Aduana, Migración, Policía, y el centro de salud de Desaguadero.
El Diario.

Publicidad
FmBolivia