Mamá y hermana de víctima de policía también fueron violadas

La niña de 13 años, que desde hace dos años era violada por un policía en Cochabamba, vive un drama desde muy temprana edad. Su mamá discapacitada y su hermana mayor también fueron víctimas de abuso sexual por agresores que aún no fueron identificados.

“Es lamentable la situación de vulnerabilidad de la familia de la niña. Su hermana mayor fue agredida sexualmente y la madre sufre una discapacidad. La abuela es quien se hacía cargo de las menores de edad”, dijo a Página Siete el representante de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba, Nelson Cox.

La hermana mayor de la niña tiene 14 años y fue abusada sexualmente. Producto de la agresión quedó embarazada y ahora tiene un bebé de seis meses.

Según la autoridad, las hermanas quedaron al cuidado de la abuela porque “la mamá de la niña tiene una discapacidad intelectual y también habría sido víctima de agresión sexual. Sus dos hijas son fruto de agresión sexual”.

Cox dijo que las víctimas reciben apoyo de la Defensoría del Pueblo. “Al haberse repetido el patrón de violación en la familia, este caso requiere atención por su alto nivel de vulnerabilidad social”, explicó. Añadió que ante la delicada situación del caso los “policías se aprovecharon de la niña”.

En los últimos días se reveló la historia de la niña de 13 años, que era presionada por el policía Miguel Ángel Q.C. -su violador- para que abortara. Éste, además, la prostituyó con sus camaradas. Cuando la familia se enteró de las agresiones, denunció al uniformado ante las autoridades.

Según las autoridades, el uniformado aprovechó que la pequeña estaba a cargo de su abuela por la discapacidad mental de su madre.

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Cochabamba brinda ayuda a la familia de la víctima, que recibió amenazas del agresor que busca el desistimiento de la denuncia.

Según el representante de la Defensoría del Pueblo de Cochabamba, la familia no asistió a la audiencia cautelar (el miércoles) porque sufre intimidación para que desistan de la denuncia. “En este tema en particular otra vez se está generando aparentemente amenazas porque los agresores son policías”, dijo.

Ante esa situación, la Defensoría del Pueblo hará una intervención del caso para conseguir justicia. La institución realizó evaluaciones psicosociales y acompañamiento médico a la niña que está embarazada a causa de los abusos del policía que fue enviado a la cárcel de El Abra. Antes, el uniformado fue detenido por un caso de volteo de droga y tenía una falta disciplinaria en 2016 por ingresar alcohol al penal de El Abra.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, anunció ayer que el acusado fue dado de baja de forma definitiva de la Policía . “Tenía antecedentes por la Ley 1008”, dijo, y aclaró que por este delito tenía detención en la cárcel de Arani en 2018, pero fue beneficiado con una detención domiciliaria y salida laboral”, dijo.

Pagina Siete.