Luis Revilla denuncia “boicot político” y rechaza la postura del Ejecutivo

El alcalde de La Paz Luis Revilla dijo ayer que no existen argumentos técnicos, sociales ni económicos para oponerse a la instalación del nuevo relleno sanitario en Patapampa (Hampaturi). La autoridad edil denunció que existe un “boicot político” que perjudica a la ciudadanía.

“No hay argumentos técnicos, ni sociales ni económicos en la oposición a la instalación del relleno sanitario en Achachicala Alto. Estamos frente a un nuevo boicot como el que tuvimos el 24 de enero cuando no nos permitieron hacer un acuerdo con El Alto para poder depositar la basura (en Villa Ingenio)”, aseveró la autoridad.

Remarcó que durante el pasado fin de semana “se ha producido una campaña despiadada de desinformación con el único objetivo de perjudicar al gobierno municipal y a la ciudadanía”.

Reiteró que el terreno para el nuevo relleno sanitario está a 14 kilómetros del centro de la ciudad, a más de seis kilómetros de las represas de Hampaturi, Incachaca y Milluni, además que está a 4.650 metros sobre el nivel del mar. Este predio esta distante a 2,3 kilómetros de la población más cercana (Achachicala originario).

Durante el fin de semana, varios comunarios agredieron a funcionarios de la Alcaldía y la Gobernación, que acudieron al lugar. El burgomaestre expuso en la rueda de prensa, junto con algunos de sus asesores, un video que muestra cómo técnicos de la Gobernación de La Paz sufrieron agresiones a sus vehículos y se les impidió el ingreso al lugar para realizar las evaluaciones técnicas, antes de la autorización.

Revilla, además, reveló fotografías de daños materiales a tres vehículos ediles y lesiones a funcionarios que fueron provocados la semana pasada por un grupo de personas que serían de la zona de Limanipata.

“Ya estamos presentando esta mañana (ayer) las denuncias penales por obstrucción de funciones públicas y también por daños a bienes del Estado”, dijo.

“Hay gente que no quiere encontrar soluciones al problema de la instalación del relleno. Hay gente que quiere perjudicar esas soluciones, perjudicando al conjunto de la ciudad y ahí están las pruebas, no son suposiciones, son pruebas”, indicó.

Revilla pidió que cese el referido boicot y que la Gobernación pueda realizar las evaluaciones. La municipalidad ya remitió la semana pasada a esta instancia subnacional toda la documentación de los estudios técnicos efectuados sobre el proyecto.

El burgomaestre denunció también que los comunarios que vendieron las 50 hectáreas de terreno a la comuna sufren amedrentamientos y amenazas por parte de algunos actores políticos que instigaron acciones violentas.

“Han ido a amenazarlos incluso con quemar sus viviendas, como ellos mismos lo han señalado en el curso de las últimas horas”, refirió el Alcalde.

Durante la conferencia de prensa se expusieron fotografías de las personas que participaron en las acciones violentas y que estarían vinculados al autoproclamado dirigente vecinal Jesús Vera. Se trataría de Fabiola Almanza, asambleísta departamental de La Paz ; el exdirector de Comunicación de la Alcaldía de El Alto (gestión de Édgar Patana), Eliser Roca; Giovana Ramos, dirigente de juntas escolares; y Gastón Vera, hermano de Jesús Vera.

“No son los comunarios de Achachicala los que están en contra del relleno, si ellos nos han vendido los predios. Son estas personas con claros intereses políticos de boicotear y de bloquear y de perjudicar el relleno sanitario en La Paz”, remarcó.

Niega acusación del Gobierno

Anoche, el ministro de Medio Ambiente y Aguas, Carlos Ortuño, advirtió que el nuevo relleno sanitario que propone el municipio paceño en Patapampa se encuentra en el área de influencia de tres represas que suministran agua potable a gran parte de la ciudad de La Paz.

Ortuño manifestó la preocupación del Gobierno porque el plazo para utilizar el relleno sanitario de Alpacoma fenece el viernes y “hasta el momento la Alcaldía de La Paz no presentó avances significativos para ubicar uno nuevo”.

Horas después, el director del Sistema de Regulación Municipal (Siremu) de La Paz, Rubén Ledezma, informó que el terreno para la implementación del nuevo relleno sanitario en el municipio no afecta a ninguna de sus zonas, ni a las tres represas de agua en construcción, Pampalarama, Alpaquita y Chacaltaya ni a cuerpos acuíferos que se encuentran alrededor del predio.

Ledezma dijo que al ser un lugar donde las precipitaciones pluviales se dan con frecuencia, el relleno propone un sistema de drenaje perimetral para evitar el ingreso de aguas al terreno y que del mismo no salgan líquidos hacia otros lugares. Indicó que para ello se ejecutarán obras de ingeniería permitidas por la norma, para garantizar y cumplir los requerimientos de la implementación de áreas de disposición final de residuos sólidos.

Según la Alcaldía, la represa de Pampalarama está en construcción y se encuentra a más de nueve kilómetros del terreno de Alto Patapampa.

En tanto, la represa de Alpaquita, que también está en construcción, está a más de cinco kilómetros, al otro lado del río.

La represa de Chacaltaya está ubicada a aproximadamente 2,5 kilómetros de distancia, también está al otro lado de la cuenca, donde no existe ninguna influencia del predio del relleno sanitario. “Ninguna de las tres represas puede estar afectada por las actividades que se realizan”, aseguró Ledezma.

En la cuenca existen actividades mineras, actividades de explotación de turba y de áridos, incluso descargas sanitarias de los vecinos de Limanipata y sus colindantes, que contaminan el agua antes de la planta de tratamiento de Achachicala.

“Como la comunidad se llama Achachicala Alto, están confundiendo con la planta de tratamiento de Achachicala. Esta obra de toma se encuentra debajo de la autopista, como a seis o siete kilómetros de los predios”.

Pagina Siete.