Legisladoras rechazan acusación de España sobre encapuchados

15

Ante la acusación de España a Bolivia de hostigamiento por el incidente con encapuchados en la Embajada mexicana, las legisladoras bolivianas, por separado, afirmaron que la misma “carece de toda seriedad y falta de verdad” el argumento de que la presencia de ciudadanos españoles encapuchados en la residencia de la Embajada de México, en diciembre del pasado año, era para asistir a un “desayuno de cortesía”, como sostenía una publicación de El País.

Según la mencionada nota, la presencia en ese entonces de esos ciudadanos en la residencia mexicana se trataba de un “desayuno de cortesía” a petición de la Delegación de la Unión Europea con el fin de “visibilizar el interés y preocupación de los Estados miembros” sobre la situación de Bolivia y México.

La diputada de Unidad Demócrata (UD), Lourdes Millares, calificó esa versión de un “insulto al pueblo boliviano”.

“No pueden ellos intentar cambiar lo que ha sucedido, lo que ha pasado es que hubo un grupo de ciudadanos españoles, entendemos de inteligencia, que intentó extraer a figuras claves del gobierno de Evo Morales Ayma para librarlos de responsabilidades penales en Bolivia y concretar un plan de protección orquestado por gente vinculada al gobierno español de Podemos que ha sido beneficiada con millonarias consultorías por el expresidente Evo Morales”, dijo a los periodistas.

La asambleísta señaló que las afirmaciones del portal El País de España son “categóricamente desmentidas”, y que las relaciones bilaterales con España deben darse en el marco del respeto a soberanía y los hechos de justicia que el pueblo boliviano exige dentro de su propia jurisdicción.

En su edición del 18 de febrero, El País señala que el “Ministerio de Exteriores (de España) acusa a las autoridades del país andino de poner en riesgo la seguridad de los dos diplomáticos españoles y los cuatro policías que les escoltaban que se vieron involucrados en el mismo, además de criticar su falta de voluntad de reconducir constructivamente la situación”.

Al respecto, la parlamentaria del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Norma Piérola, aseveró que el relato falta a la verdad histórica de los hechos ocurridos en Bolivia.

“Es una falacia que rechazamos abiertamente porque fueron esos ciudadanos disfrazados o encapuchados que intentaron rescatar a sus favorecedores, esa agresión debía ser respondida con fuerza desde la Cancillería, solo busca tapar lo que los bolivianos ya hemos descubierto que Evo Morales financió a Podemos (de España) a través de consultorías para la Asamblea Constituyente”, dijo.

Señaló que España debe responder a Bolivia por la violación de su soberanía al haber enviado personal de las fuerzas españolas para “intentar tomar por asalto una embajada que refugia exaltos funcionarios de Evo Morales”.

En tanto, el diputado del MAS, Efraín Chambi, dijo que las relaciones internacionales de Bolivia no tienen rumbo y que se trata de un tema tomado por la coyuntura electoral.

En tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia anunció para las siguientes horas una conferencia de prensa acerca de ese asunto calificado de “acusaciones oportunistas” que buscan politizar este asunto con ribetes internacionales.

INFORME DE ESPAÑA

El Ministerio de Exteriores de España emitió un informe sobre el incidente ocurrido en Bolivia el 27 de diciembre de 2019, con agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) en la residencia de la Embajadora de México en La Paz.

El Gobierno de ese país acusa a las autoridades de Bolivia de poner en riesgo la seguridad de dos diplomáticos españoles y los cuatro policías, agentes del GEO.

En aquella ocasión, los del GEO español, una unidad de élite que se encarga de la protección de diplomáticos, intentaron ingresar a la residencia mexicana encapuchados, aduciendo que estaban acompañando a dos altos diplomáticos españoles en una “visita de cortesía” a sus pares mexicanos.

Esa residencia aún acoge a políticos y exfuncionarios afines al MAS, a los que el actual Gobierno de Bolivia acusa de terrorismo y sedición, entre otros delitos.

Tras el incidente del 27 de diciembre de 2019, en Bolivia corrió el rumor de que los miembros del GEO pretendían sacar del país a alguno de los asilados en la residencia de la Embajadora de México. A partir de ese momento, se generó una crítica tensión entre España y Bolivia.

Sin embargo, casi dos meses después, España rechaza esas acusaciones y asegura que se trató de una visita, definida como “un desayuno de cortesía”. El informe emitido, citado por El País, que se trata de una respuesta parlamentaria al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, acusa al Gobierno boliviano de no dar “ninguna muestra de voluntad de contribuir a desescalar la crisis”.

MÉXICO PIDIÓ AYUDA

Otro informe publicado por Europa Press sostiene que el Gobierno de España ha reconocido en una respuesta parlamentaria que, el pasado mes de noviembre, México pidió ayuda a varios países ante “el elevado número de asilados” en su embajada en Bolivia, y que España “albergó temporalmente” a un “reducido número de personas” y escoltó a varias hasta el aeropuerto, “incluyendo a algunas personas que estaban en la embajada mexicana”.

No obstante, también afirma que ninguna de esas personas tenía “órdenes de detención de ningún tipo” y que su salida del país se produjo “con conocimiento de las autoridades interinas” de Bolivia. Según dice, España cumplió en todo momento las obligaciones de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas y “otras embajadas extranjeras en La Paz han llevado a cabo gestiones similares desde noviembre”.

Todo ello lo explica el Gobierno en un texto, al que ha tenido acceso Europa Press, sobre los incidentes junto a la Embajada de México en Bolivia el 27 de diciembre, que se saldaron con la expulsión de los dos diplomáticos españoles que habían visitado a la embajadora mexicana.

Entre sus preguntas, el PP quería saber también si era cierto que España había acompañado a personas afines al expresidente Evo Morales hasta la frontera con Argentina.

El Gobierno ha revelado que en noviembre, “con anterioridad” al incidente, la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, trasladó a España y otros países una “solicitud de apoyo” ante las dificultades de su Embajada “por el elevado número de asilados que acogió en un primer momento”. La petición se hizo en la Embajada de España.

El Diario.

También podría gustarte
Abrir chat
Powered by