La Paz denuncia sabotaje en Alpacoma; Achocalla amenaza

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, denunció ayer que el deslizamiento de una de las celdas del relleno sanitario de Alpacoma fue producto de un sabotaje. Según la autoridad edil, este supuesto boicot fue ejecutado con la finalidad de permitir el funcionamiento de una planta de tratamiento de basura en Achocalla.

Respecto a la denuncia, el burgomaestre del municipio vecino, Dámaso Ninaja, anunció que iniciará acciones penales contra su homólogo paceño por tales acusaciones. Aseguró que Revilla es el único responsable de la emergencia en Alpacoma. Indicó que no dejarán ingresar más camiones de basura desde el 19 de junio.

“Tenemos la seria sospecha de que detrás del deslizamiento no sólo pudieron haber errores, negligencias o fallas sino un sabotaje a la ciudad destinado a cerrar el relleno sanitario y llevarse la basura de La Paz a otro lugar”, declaró ayer Revilla.

Para sustentar tal afirmación, el Alcalde paceño presentó el “Contrato de alianza estratégica de inversión conjunta entre el Gobierno Autónomo de Achocalla y la empresa Igblue SRL”. Este documento, según la copia a la que accedió Revilla, está suscrito por Ninaja y el representante legal de esa firma, José Luis Oroza.

“La construcción de la planta de tratamiento (…) con el propósito de atender a los cinco municipios: Achocalla, Viacha, La Paz, El Alto y Mecapaca dando solución mediante el tratamiento integral de los residuos sólidos urbanos e industriales no peligrosos asimilables y neumáticos fuera de uso generando la industrialización de los mismos”, se lee en la sexta cláusula del contrato.

Según el séptimo punto del documento, “la empresa no realizará ningún cobro a los municipios por la recepción y posterior tratamiento de sus residuos sólidos urbanos producidos, empero los municipios cuentan con la obligación de entregar los residuos”. La octava cláusula define que la planta tendrá una capacidad de procesar 1.200 toneladas de basura diarias. El documento fue suscrito el 17 de mayo de 2018.

Según datos de la Gobernación, el municipio de La Paz genera al día 674,4 toneladas; El Alto 600 toneladas; Viacha 38 toneladas; Achocalla 10 toneladas y no figura información de Mecapaca. Es decir que los municipios del área metropolitana producen 1.322,4 toneladas.

“Es la evidencia definitiva de que el Alcalde de Achocalla estaba haciendo negocio con los residuos de los paceños. Porque para lograr 1.200 toneladas diarias y hacer negocio con ellas, comprometió basura de La Paz y El Alto, (las ciudades) que son los únicas que generan esa cantidad de residuos”, afirmó Revilla.

El burgomaestre paceño dijo que la “única opción” que tenía Achocalla para que esa planta de tratamiento de residuos inicie operaciones era que Alpacoma deje de funcionar. “Las celdas tienen una geomembrana que es un material entre plástico y tela. Basta poner un cachorro de dinamita para que explote, no es una cosa complicada. Es un material duro, pero no indestructible. Claro, con un explosivo es muy fácil provocar un daño a la celda como posiblemente se causó en enero”, afirmó.

En mayo durante un informe a Diputados, Revilla dijo que Tersa advirtió de los riesgos de deslizamiento al entonces director del Siremu, Giovanni Jemio. Por esta situación se le inició un proceso interno. Ayer, consultado sobre este punto, el Alcalde respondió: “Sospecho que detrás de esto, más allá de una negligencia, error o falla, hubo un sabotaje”.

Respuesta de Achocalla

Dámaso Ninaja negó la suscripción de este acuerdo. “No firmamos ningún contrato. Si él (Revilla) habla de un contrato vamos a salir a desmentir y vamos a iniciar una acción penal contra el Alcalde de La Paz. (Queremos) que asuma su responsabilidad como autoridad, no debe escudarse y desinformar a la población”, afirmó.

Pero, el Alcalde de Achocalla admitió que trabajan en la elaboración de un proyecto para instalar una planta de tratamiento de residuos a nivel metropolitano. Según Ninaja, este plan se encuentra en el Ministerio de Medio Ambiente. “Ellos son la autoridad competente para dar los permisos”, afirmó.

“Una vez que el ministerio apruebe el proyecto, se verá qué empresa o cuál es el mejor proponente para hacerse cargo de la construcción y ejecución de esta planta de tratamiento. Hasta el momento no se sabe quién hará este trabajo. Eso se determinará más adelante”, añadió.

Consultado sobre si conoce a los personeros de la empresa Igblue SRL, afirmó: “Sí, en algún momento hizo alguna socialización en el municipio de Achocalla” y reiteró que no firmó ningún contrato.

Las denuncias

Plan El alcalde de La Paz, Luis Revilla, mostró imágenes de que la empresa Igblue inició el asfaltado de la vía Achocalla-camino antiguo en 2018 para la instalación de la planta de tratamiento de basura. El burgomaestre se preguntó: “¿Qué empresa puede hacer un contrato para construir una planta si no tiene los residuos para la misma?”. Luego afirmó que la Alcaldía de La Paz tiene un contrato para el tratamiento de la basura con Tersa hasta 2025 y El Alto hasta 2028.

Pagina Siete.