La mejor manera de mediar la temperatura a un niño es por la vía rectal