La Iglesia culpa al Gobierno por incendios y plantea 5 medidas

La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) culpó ayer al Gobierno de favorecer las quemas ilegales en la Chiquitania y provocar los incendios que ahora son “incontrolables”. Ante esa situación, la Iglesia sugirió cinco medidas, una de ellas es el cese de los chaqueos por parte de los colonos.

“Hay una grave responsabilidad del Gobierno nacional por (emitir) el Decreto Supremo 3973 que favorece los chaqueos ilegales sin el necesario análisis y conocimiento del medio”, dice un comunicado que leyó ayer el secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), monseñor Aurelio Pesoa.

La Iglesia aseguró que “existen serios indicios que detrás de este desastre nacional y humanitario existe una decisión de ampliar la frontera agrícola en Bolivia, que no ha tenido en cuenta los intereses de la casa común, ni los principios básicos de la ética ecológica y tampoco la conformidad de los pueblos indígenas, tal como está prescrito por ley”.

Mediante el comunicado “Daño irreparable a nuestra casa común”, Pesoa aseguró que la secretaría general de la CEB, a nombre de los obispos de Bolivia, se une una vez más al clamor popular y a las múltiples voces que piden una solución a los incendios de la Chiquitania que van destruyendo una riqueza natural invaluable.

Según datos oficiales, en la Chiquitania el fuego arrasó más de 2,1 millones de hectáreas de 16 municipios, aunque 11 son los más afectados, entre ellos están Roboré, Concepción, San Matías, San José de Chiquitos y San Ignacio de Velasco, entre otros.

Pesoa dijo que urge un debate para delimitar la ampliación de la superficie agrícola en Bolivia. Aseguró que es importante tomar en cuenta el interés común y el de los pueblos indígenas.

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, pidió no politizar el tema de la Chiquitania. “Exhortamos a algunos sacerdotes, no todos, busquen la reconciliación en Bolivia. Apliquen lo que ha predicado nuestro señor y no generen confusiones indebidas”, dijo.

Cinco medidas urgentes

Ante la magnitud de los incendios en la Chiquitania, la CEB solicitó al Gobierno la aplicación de cinco medidas inmediatas. Entre las acciones sugeridas están la revocatoria de las autorizaciones de desmontes y chaqueos, la promulgación de un decreto de pausa ecológica y absoluta prohibición de todo cultivo y extracción, la promoción de actividades de reforestación y la administración “eficiente” de la ayuda nacional e internacional.

Además, la Iglesia pidió que los colonos “cesen los chaqueos incontrolados y respeten los espacios naturales en bien de la obra de Dios”.

Hace tres días, los bomberos voluntarios de Santa Cruz y Cochabamba denunciaron que mientras ellos apagan los incendios en el municipio de Concepción, los colonos e interculturales provocan las quemas en los mismos sectores.

En el comunicado, la CEB solicitó también la declaratoria de desastre nacional en las zonas afectadas. Sin embargo, desde agosto, el Gobierno negó en reiteradas ocasiones que no se realizará esa declaratoria porque el fuego está controlado. El Ejecutivo informó que existen todas las condiciones técnicas y humanas para la atención de esta emergencia.

Desde agosto, más de 80 instituciones realizan la misma demanda. Incluso ayer la Gobernación cruceña reiteró la solicitud. El martes, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, calificó ese pedido como “político”.

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo que en febrero se declaró la emergencia nacional y esta medida permite el ingreso de ayuda internacional.

Los incendios

Informe La Gobernación indicó que en la Chiquitania se quemaron más de 2,1 millones de hectáreas. Hay 16 municipios afectados.
Atención En los 52 incendios activos que hay en la Chiquitania trabajan 18 aeronaves, entre ellas los dos aviones y el helicóptero más grandes del mundo.
Problemas De acuerdo con las autoridades, la baja visibilidad que provoca el humo en las zonas de los incendios hace que las aeronaves suspenden las tareas previstas.
Animales Más de 500 especies de fauna y más de 1.200 especies de flora de la Chiquitania son afectadas y están en riesgo por el incendio.

Publicidad