La Haya amplió fase escrita por el Silala

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya aceptó la solicitud de Chile de ampliar hasta el 18 de septiembre el plazo para presentar su respuesta a la dúplica boliviana en el marco de la demanda por las aguas de los manantiales del Silala, informó ayer el canciller Diego Pary.

“Nosotros entendemos que la Corte Internacional de Justicia ya aceptó el pedido de Chile, la Corte habría establecido que hasta el 18 de septiembre Chile debe presentar su respuesta a la duplica boliviana”, informó la autoridad.

La semana pasada, el canciller boliviano afirmó que si el alto tribunal mundial acepta ampliar la fase escrita, nuestro país, solicitará también responder por la misma vía escrita los argumentos que prepara Chile.

“Será la Corte quien nos autorice o no. Nosotros creemos que será importante tener un tiempo para analizar y responder los elementos que Chile observará o complementará”, afirmó.

Sin embargo, ayer Pary retrocedió al afirmar que el equipo jurídico boliviano esperará el comunicado de los jueces de La Haya para ver el procedimiento y también la entrega del nuevo documento que prepara Chile como respuesta a la dúplica.

Es decir, después del 18 de septiembre próximo, cuando se conozca el contenido del documento, y cuando se tenga la venia de la Corte, Bolivia definirá si procede a responder también de forma escrita a Chile, o por el contrario, asumirá la decisión del alto Tribunal que fijará las fechas para la defensa oral de los alegatos, tal como sucedió en la última fase de la demanda marítima el año pasado.

En octubre de 2018, Chile solicitó a la Corte de La Haya, pasar inmediatamente a la etapa oral mientras que Bolivia pidió continuar con la réplica chilena y la dúplica boliviana en la fase escrita. Pedido que fue aceptado por el alto tribunal mundial.

El equipo chileno solicitó además que todo el proceso se pueda desarrollar en “plazos breves”.

Sin embargo, la Corte de La Haya resolvió cumplir todo el procedimiento de la fase escrita con la presentación de la réplica y la dúplica en los tiempos establecidos, es decir, hasta el 15 de mayo pasado cuando el agente Eduardo Rodríguez cerró la fase escrita con la entrega de la respuesta boliviana y los documentos de la dúplica.

El proceso del juicio internacional comenzó en junio de 2016, en medio de la demanda marítima, cuando la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet, decidió demandar a Bolivia por el uso de las aguas del Silala, defendiendo su postura de que es un “río internacional” cuyas aguas deben ser compartidas por ambos países.

A los primeros años cuando el Gobierno vaticinó con meridiana seguridad un triunfo sobre Chile, le precedió un pesimismo casi generalizado tras la derrota de nuestro país en la demanda marítima porque los jueces de La Haya fallaron a favor de Chile.

La desesperanza del Gobierno se vio reflejada en las palabras del presidente Evo Morales cuando en mayo dijo: “Más agua entra de las cordilleras de Chile a Bolivia que el agua que entra de Bolivia a Chile. Si estas son las condiciones geográficas, mejor es dialogar. Ustedes se imaginarán cómo serán los resultados”.

El Diario.

Publicidad