La empresa Neurona hizo proyectos en otros países con dinero boliviano

El director de Neurona, César Hernández Paredes, sostuvo que gracias al contrato de la campaña del presidente Evo Morales de 2014 pudo financiar otros “proyectos progresistas” en otras partes del mundo. En un mensaje, en su muro de Facebook, nombró a quienes le ayudaron a conseguir millonarios contratos con el Estado boliviano.

“Me siento orgulloso de ser parte de este grupo de Activistas Voluntarios Solidarios que tuvieron el privilegio de trabajar durante la Campaña presidencial de Bolivia el 2014. Gracias a ese contrato, con nuestra utilidad neta, pudimos financiar otros proyectos progresistas que se encontraban sin capital en otras partes del mundo”, afirmó César Hernández Paredes, director de la firma mexicana, en su muro de Facebook.

Ayer, Hernández Paredes agradeció a Leyla Medinaceli, viceministra de Comunicación, y a Héctor Ramírez, secretario general de la Vicepresidencia, “por las gestiones que hicieron posible nuestro regreso a este hermoso país para defender este proceso de cambio que llevamos en el corazón”.

“Sin Leyla no hubiéramos podido llegar a Bolivia con financiamiento, y sin Héctor no hubiéramos podido estrenar el documental El Robo: Cuando las leyes se escribían en inglés, producción audiovisual de Neurona que de a poco se convierte en la punta de lanza de la estrategia de campaña de este octubre próximo, en el que queda claro que fantasmas del pasado ¡No deben volver!”, se lee en otra parte de su texto.

Este medio intentó contactar a la viceministra Medinaceli para conocer su postura al respecto, pero no se tuvo éxito.

En su mensaje, Hernández Paredes también lamentó que la oposición “haya recibido información confidencial del Ministerio de Comunicación para golpear a nuestros compañeros solidarios, también voluntarios en esta aventura militante como: Manuel Canelas (Ministro de Comunicación) y la propia Leyla Medinaceli (Viceministra)”.

Neurona recibió 12,4 millones de bolivianos por ocho contratos, adjudicados entre noviembre de 2017 y junio de 2018. (Ver detalles en la infografía)

En el texto, menciona a Susana Bejarano, que dirige Esta Casa No Es Hotel, a quien agradece de forma cordial porque “en estos cuatro años, nunca dudó en ofrecernos su casa para convivir con ella en calidad de huéspedes”.

Hernández Paredes también “agradeció” a Página Siete “por la gran publicidad que nos han realizado durante estos meses”; y criticó las notas que publicó este medio sobre su firma.

Neurona, en una memoria, subraya que trabajó en las campañas electorales de candidatos de “partidos de izquierda”. De acuerdo a su portal, la primera experiencia de Neurona se dio en Bolivia, en la campaña del presidente Morales de 2014.

La empresa indica que diseñó una estrategia de comunicación, además que elaboró productos audiovisuales, para redes sociales y diseño gráfico.

“A partir de dicha campaña, Neurona ha trabajado en más de 200 campañas electorales, todas exclusivamente con candidatos y partidos de izquierda en países como España, Portugal, Costa Rica, Ecuador, México, Paraguay, Nicaragua, Venezuela y Colombia”, informa Neurona.

Contratos y la Contraloría

El 3 de abril, el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, reveló que la empresa mexicana Neurona Consulting recibió 12,4 millones de bolivianos por ocho contratos.

“Son ocho contratos entre órdenes de servicios. El monto total alcanza a 12.461.000 bolivianos”, informó Canelas.

En esa oportunidad, el ministro Canelas reiteró que solicitó a la Contraloría realizar una auditoría a los contratos que el Estado suscribió con la firma mexicana, para evitar “sospechas” y “susceptibilidad”.

“Nosotros ya enviamos a la Contraloría la solicitud de que haga las auditorías de todos estos contratos, y ya recibió. Queda en manos de la Contraloría. Esos son los montos (12,4 millones de bolivianos), las ocho relaciones por servicios y contratos que ha tenido la empresa Neurona”, remarcó la autoridad en ese entonces.

Pagina Siete.