La Alcaldía apunta a EPSAS por alcantarillados ilegales

La Alcaldía de La Paz advierte que la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) hace conexiones clandestinas de alcantarillados a los canales o embovedados. Ediles indican que los vecinos también realizan estas obras que implican riesgos.

“No tenemos un sistema sanitario que maneje las aguas servidas para que lleguen a una planta de tratamiento. (Por esta razón) se hace un mal uso de los ríos, canales y bóvedas porque ahí no debe entrar el sistema sanitario. (EPSAS) no tiene un sistema o forma de conducir esas aguas y clandestinamente las dirigen a los ríos, canales y embovedados”, declaró el secretario municipal de Gestión Integral de Riesgos (SMGIR), José Pacheco.

Página Siete se contactó con el área de comunicación de EPSAS el miércoles y hasta el cierre de esta edición no obtuvo ninguna respuesta al respecto. La pregunta se trasladó al interventor de la empresa pública de agua, Marcel Humberto Claure, quien contestó escuetamente: “No hacemos declaraciones de cosas que no hemos visto”.

Pacheco explicó que este problema es recurrente. “En muchos de los casos terminamos una bóveda y al día siguiente la gente o funcionarios de esta empresa (EPSAS) están picando la bóveda para introducir tuberías del sistema sanitario”, recalcó.

Este medio volvió a preguntar al funcionario edil y él la ratificó. “Son ellos (EPSAS) y son los propios vecinos que no tienen dónde descargar sus aguas. Eso deteriora obras hidráulicas y a la larga hay que volver a reparar los daños. Ello implica nuevos costos y la situación se va a complicando”, afirmó.

Para el funcionario edil, la solución pasa por tener un sistema paralelo e independiente a los canales. “No pueden mezclarse -apuntó el especialista- un río no es un emisario sanitario, es un cuerpo de agua natural pero en muchos casos sólo discurre por ahí el sistema sanitario”.

Medidas de prevención

La ciudad de La Paz fue dividida en cinco sectores según la calidad de los suelos: muy alto riesgo, alto riesgo, moderado, bajo y muy bajo.

En el primer grupo se hallan 36 sectores identificados por el gobierno municipal en el mapa de riesgos del año 2011 y que representan un 26% de la urbe.

Por esta razón, la Alcaldía destinó 547 millones de bolivianos en la última década para ejecutar obras de prevención y atención de emergencias. La comuna solicitó también a los vecinos que impulsen medidas para mitigar los riesgos.

Pacheco presentó algunas alternativas. “(Por ejemplo), se debe tener un sistema adecuado de evacuación de las aguas servidas, se debe hacer un control permanente de las tuberías de agua potable, entendiendo que estos dos sistemas que maneja EPSAS -en gran parte de la ciudad de La Paz- son muy antiguos y necesitan renovación”. Además, los propios vecinos deben cuidar que los sistemas de agua y alcantarillado de sus casas tengan un buen funcionamiento.

Recomendó no incurrir en errores como los que se presentaron en el deslizamiento de San Jorge-Kantutani, uno de ellos la construcción de viviendas elevadas y esbeltas.

Otros riesgos

La urbe no sólo enfrenta problemas por deslizamientos. Las casas ubicadas en las riberas de los ríos tienen riesgo hidráulico por posibles desbordes e inundaciones.

Otra característica, como en Auquisamaña o Amor de Dios, es que los inmuebles fueron construidos al pie de un talud vertical, cuando se debería mantener una franja de seguridad. “Siempre van a caer bloques y en Amor de Dios caen rodados grandes y ya tuvimos fallecidos en esa área hace unos cinco años. Un pedrón se desprendió y aplastó a una persona”, apuntó Pacheco.

Recomendó a los propietarios tomar medidas de seguridad. “Si trabajamos de manera conjunta (las autoridades) en el mantenimiento de todos los sistemas que maneja tanto el municipio como EPSAS evitando las fugas, vamos a minimizar el riesgo”, dijo.

Planta de Tacachira

Proyecto En junio del 2018, el Viceministerio de Medio Ambiente y Agua, junto al Interventor de EPSAS, anunció que el Gobierno garantiza el financiamiento para ejecutar el proyecto de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Tacachira de El Alto. Este proyecto debía ser financiado por la CAF, pero se suspendió por el incumplimiento de plazos por parte de la Alcaldía alteña.

Pagina Siete.

Publicidad