Jukus escondidos en interior de socavones

Un operativo llevado adelante por aproximadamente 600 efectivos de la Policía Boliviana es desplegado en el sector del cerro Pozokoni, donde opera la Empresa Minera Huanuni. Su objetivo es lograr la aprehensión de aproximadamente un centenar de jukus (ladrones de minerales) que, según reportes, continúan escondidos en el interior de los socavones.

Hasta el momento ya fueron capturadas 20 personas dedicadas a esta actividad ilícita de rescate de minerales que accedieron al interior de la mina por ingresos clandestinos, que en algunos casos ellos mismos cavaron, como David Daniel Navarro, de 22 años de edad, quien fue encontrado la jornada pasada a una profundidad de dos metros entre escombros, resultado de la detonación de dinamita para sellar estos accesos.

La Policía ha desplegado un contingente con efectivos provenientes distintas unidades de los comandos departamentales de La Paz, Oruro y Potosí que se encuentran patrullando el interior y exterior de la mina ataviados con la indumentaria respectiva. Se espera lograr capturar a los ladrones de mineral que, según declaraciones del hombre rescatado la víspera, aún se encuentran escondidos en las distintas galerías y niveles de la mina. Este trabajo se ve complicado debido al tamaño de los túneles y la escasa visibilidad en determinados sectores.

El comandante general de la Policía Boliviana, general Vladimir Calderón, manifestó que los trabajos realizados se dificultan por las dimensiones, la visibilidad y el amplio conocimiento de mina con el que cuentan los denominados jukus, por tratarse también de personas dedicadas a esta actividad. Descartó que puedan existir más personas enterradas en los ingresos clandestinos, sino que estos continúan escondidos en el interior.

“Son mineros también, ellos han estado escondidos evadiendo el control policial al interior de la mina, cuentan con equipamiento y con oxígeno, pero en algún momento van a tener que salir a restablecer el tema alimenticio, por ejemplo. En ese instante serán aprehendidos”, mencionó el comandante de la Policía.

Calderón también destacó la labor conjunta que se viene realizando con las fuerzas armadas quienes están patrullando las partes más alejadas y creando un anillo alrededor de los ingresos a la bocamina y en los sectores donde se encuentran ingresos alternos para que nadie ajeno a la mina ingrese o abandone el lugar sin ser funcionarios de la empresa. Remarcó que esta labor será permanente hasta lograr la captura de todos los jukus.

El Diario

Publicidad