Juan Ramón Quintana dice que es el pueblo el que debe juzgar a legisladores que pidieron a EEUU intervenir Bolivia

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo el sábado que es el pueblo boliviano el que debe juzgar las actitudes antinacionales de los 12 legisladores de oposición que enviaron una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para pedirle que intervenga Bolivia.

«Creemos que es el pueblo boliviano el que tiene que asumir la responsabilidad de condenar, de cuestionar, de interpelar estas actitudes antinacionales, antipatrióticas, es el pueblo boliviano, porque no vamos a resolver esto en un proceso que se les instaure por traición a la patria en la Asamblea Legislativa, cuánto tiempo va a durar», dijo en entrevista con radio San Gabriel de El Alto.

El 1 de abril, 12 legisladores opositores enviaron una carta a Trump, en la que piden al mandatario estadounidense «tenga a bien interceder en América Latina y evitar que (el presidente) Evo Morales vuelva a postularse a la Presidencia de Bolivia».

El Ministro de la Presidencia explicó que un proceso judicial o administrativo tardaría mucho, además que sería utilizado políticamente por los opositores, como pasó en otros casos, en los que se juzgaron delitos públicos, pero los responsables dijeron que eran perseguidos políticos.

«Muchas veces hechos como estos, que obviamente podrían ser objeto de un proceso penal, de un juicio, etc. Luego terminan politizándose y la derecha tiene la tremenda habilidad para torcerle el cuello a la verdad», agregó.

Puso como ejemplo los hechos de corrupción que se detectaron en la compra con sobreprecio de mochilas en la Alcaldía de Cochabamba, o el caso Tersa, en el que un concejal de la ciudad de La Paz es acusado de uso indebido de influencias y presunto incumplimiento de deberes por haber favorecido con contratos a esa empresa, hechos en los que los responsables se autonombraron perseguidos políticos.

«Es decir, la persecución política se ha convertido en un manto de encubrimiento», señaló.

Según Quintana, la «sanción más efectiva» y ejemplar para las autoridades que atentan contra la soberanía del país es el «reproche» de la población.

«Quienes tienen que juzgar son los propios ciudadanos bolivianos y ojalá se haga este ejercicio de juzgamiento público, ciudadano contra estos señores que en realidad lo que están pidiendo es que inclusive intervengan a sus hijos (…), estos señores que creen que se van a salvar de las manos nefastas del imperio, en realidad van a terminar sometidos a esa misma intervención», complementó.
kpb/ma ABI