Juan Ramon Quintana afirma que a Bolivia le interesa la relación con el pueblo norteamericano que no comparte la política de Trump

A Bolivia le interesa la relación con el pueblo estadounidense, con los millones de personas de la sociedad norteamericana que están sumidos en la pobreza y que no comparten la política destructiva del imperialismo de Donald Trump, afirmó el domingo el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

“Yo creo que sí interesa la relación entre pueblos, con el pueblo norteamericano, porque yo estoy seguro que millones de norteamericanos no comparten la política imperial destructiva”, remarcó en un contacto con los periodistas ante la consulta de si Bolivia se aleja más del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, después de la carta que un grupo de parlamentarios envió al presidente de ese país Donad Trump en la que piden una intervención al país.

En este contexto, Quintana explicó que 40 millones de norteamericanos viven en la pobreza, 44 millones de personas de ese país no tiene seguro social y ratificó que con ese pueblo es con el que Bolivia debe relacionarse y ser su aliado.

“Con ese pueblo pobre sin protección social, con ese pueblo asaltado en su fe democrática. Con ese pueblo necesitamos una relación fuerte, intensa, porque necesitamos liberarnos de estos señores que se creen dueños del mundo”, señaló, citado en un boletín institucional.

A su juicio, con ese pueblo norteamericano debe haber una relación amigable, de confianza, de hermandad, porque con la expresión imperial, “con el gobierno norteamericano, la cercanía es casi la muerte”.

El Ministro de la Presidencia recordó que cuando Bolivia tenía relaciones diplomáticas con Estados Unidos, el Gobierno de esa potencia hizo destruir y prácticamente robó misiles que eran de propiedad del país.

El proceso de desactivación por parte del gobierno norteamericano de los misiles chinos que eran de propiedad de Bolivia, se realizó en octubre de 2005 bajo el argumento de que se encontraban obsoletos y representaban un peligro para el personal de la institución castrense.

“La historia de América Latina está marcada a sangre y fuego por la intervención norteamericana. Éramos tan aliados que un día violaron la soberanía nacional. Al pueblo boliviano le robó los misiles esta potencia (EE.UU.) que se dice que es democrática, que respeta los derechos humanos y tiene como política de Estado la tortura”, destacó.

Quintana afirmó que no hay ninguna garantía de que la cercanía con el gobierno de Estados Unidos haga a Bolivia libre, digna e independiente y mucho menos después de ver la destrucción que causó esa potencia a países como Irak, Afganistán y Libia, entre otros.

En contraposición con la política intervencionista que provoca la destrucción de países, Quintana puntualizó que hoy, en el siglo XXI, Bolivia está venciendo los lastres del pasado y quiere construir una sociedad con esperanza para que los niños bolivianos tengan educación, salud, jueguen, rían y se conecten con las tecnologías amigables.
Red Central ABI