Javier Zabaleta: Comunidades, gasoductos, carreteras y torres de comunicación están fuera de riesgo en la Chiquitania

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, informó el domingo que las comunidades, los gasoductos, las carreteras y las torres de comunicación asentadas en la Chiquitania boliviana están fuera de riesgo, porque los incendios cercanos a esas estructuras fueron apagados oportunamente por la logística estatal.

«Entre los aspectos positivos es que ya hemos apagado la mayoría de los incendios cercanos a comunidades, gasoductos, carreteras, represas y torres de comunicación. No hay riesgo en este momento y si hay será un caso particular», aseguró en una entrevista con el programa «El Pueblo es Noticia», difundido por los medios de prensa del Estado.

Asimismo, informó que los grandes bosques, ubicados en las reservas naturales de «Tucabaca» y «Noel Kempf Mercado», también ubicados en esa región, no fueron alcanzados por los incendios forestales.

Zavaleta dijo que ese resultado se debe al trabajo de brigadistas y voluntarios que están trabajando las 24 horas, mediante operaciones de emergencia.

El ministro de Defensa aclaró que los incendios en la Chiquitania son de «llamas bajas» porque las características de la vegetación no sobrepasan los dos metros de alto, por lo que un poco más fácil controlar el fuego, particularmente en las noches.

«Entonces esas características del fuego y las condiciones de allá hace que sea más manejable el fuego y eso nos decía los expertos que han llegado desde EEUU», dijo.

Sin embargo, consideró que uno de los aspectos negativos para los trabajos de mitigación es que el fuego ahora se encuentra en lugares inaccesibles para vehículos y aeronaves, que se encuentran a varios kilómetros de las carreteras.

Bolivia enfrenta los incendios de alta y baja magnitud en la Chiquitania por tierra y aire, con operaciones del «Boeing 747 Supertanker», el avión bombero más grande del mundo; 42 cisternas, 15 helicópteros, avionetas y más de 200 vehículos para el transporte de brigadistas y voluntarios, que superan las 7.000 personas.

Además del helicóptero Boeing CH-47 Chinook, con capacidad de descarga de 12.000 litros de agua, que llegó el viernes para sumarse a las tareas de mitigación.

Según información oficial, los focos de calor en la Chiquitanía boliviana bajaron de 467 a 252, gracias a la logística estatal

Vic/ ABI

Publicidad