Instruidos para aplicar seguridad ciudadana

El suboficial Franz Luna dio a conocer que más de 1.550 brigadistas de unidades educativas fiscales en la ciudad de El Alto se capacitan por un año, proceso en el que aplican tácticas y técnicas para su seguridad ciudadana y de sus compañeros.

El responsable de las brigadas escolares está a cargo del proceso de capacitación de los escolares del D-1, D-2, D-8, D-10, los brigadistas de ambos sexos, tienen la finalidad de ser capacitados por tres horas a la semana, por el tiempo de un año, donde la mayoría pasa clases en el mismo regimiento los fines de semana.

Los temas que son aplicados en beneficio de los escolares, son de prevención, seguridad ciudadana, defensa personal, con la finalidad de prevenir su acercamiento a pandillas organizaciones criminales o a ser víctimas de estas.

“Los temas de prevención, para evitar el Bullying en los colegios, en sus barrios o en la misma familia, es una de las charlas qué más quieren saber los brigadistas, además de conocer cómo hacerles frente a los hechos de violencia que pueden ellos ser testigos al interior de sus familias”, explicó.

Luego de pasar clases e instrucción, los brigadistas que retornan a sus clases cada lunes, también tienen tareas específicas, que se inicia al momento de transmitir los diferentes conocimientos de prevención en beneficio de sus compañeros, que nos son parte de las brigadas escolares.

Esta trasmisión de conocimientos esta también relacionado a la forma de identificar y no involucrarse con pandillas, con grupos de personas relacionadas con el consumo de estupefacientes, alcohol, entre otras drogas.

“Así también los brigadistas tanto al interior de sus colegios, como en inmediaciones del establecimiento escolar, los brigadistas, deben identificar la presencia de pandillas o grupos sospechosos, con la finalidad de alertar a las autoridades de la unidad educativa como profesores, directores o regentes, con la finalidad de que se informe a las instancias policiales, para un patrullaje en la zona”, añadió.

Con relación a la existencia de escolares que deciden salirse del establecimiento en horarios de clases, conocida la actitud como “chacharse”, también debe ser reportado por los brigadistas, con la finalidad de mantener el respeto y orden al interior de sus unidades escolares, tareas que, si bien no están en la obligación de cumplirla, en caso de que los brigadistas corran el riesgo de ser amonestados por sus propios compañeros, que deciden tener una actitud contraria a la formación escolar.

“Los brigadistas con el orden y la seguridad de sus propios compañeros al interior de los establecimientos escolares, tanto en momentos de formación, como al ingreso y salida de sus actividades escolares”, añadió.

No enfrentarse

Una de las constantes recomendaciones que los brigadistas reciben en el proceso de capacitación, de acuerdo a Luna, los adolescentes mujeres y varones, no deben correr el riesgo de enfrentarse a grupos sospechosos, como pandillas, sino simplemente dar a conocer esta información a la autoridad permanente, como mecanismos de prevención, ante el riesgo de que estas pandillas, puedan portar alguna arma blanca o asumir una actitud de venganza en contra del brigadista.

El Diario.

Publicidad
Abrir chat