Informe de OEA: Hubo “manipulación dolosa e irregularidades graves”

0

La Organización de Estados Americanos (OEA) en el “Informe de Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales de Bolivia del 20 de Octubre” identificó una “manipulación dolosa e irregularidades graves” en el proceso de cómputo que buscaron manipular el resultado de la elección, mediante “servidores ocultos”, para favorecer a un solo candidato, Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Entre estas acciones, el informe identificó por ejemplo, la “paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos, del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP) al momento en que se llevaban 83.76 % de las actas verificadas y divulgadas”; la existencia de Bases de Datos en un servidor oculto, calificado por la OEA como “extremadamente grave y que merece una investigación especial en una ulterior judicialización”.

La tarde de ayer, la presidente Jeanine Añez anunció que la OEA entregó el informe final al embajador ante este organismo internacional, Jaime Aparicio, y al senador Oscar Ortiz, presidente de la Comisión de Constitución del Senado.

“La OEA entregó oficialmente el Informe de Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales de Bolivia del 20 de Octubre, en el cual se comprueba las razones por las cuales hemos tenido que dejar sin efecto las mismas, y convocar nuevas elecciones”, escribió la presidente Añez.

El amplio y detallado informe que entregó a Bolivia, el secretario de la OEA, Luis Almagro, muestra una serie de irregularidades, identificadas como acciones deliberadas para manipular el resultado final de las elecciones y evitar a toda costa una segunda vuelta entre Evo Morales, candidato del MAS y Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana.

EL INFORME DESTACA

Se verificó la “introducción de servidores no previstos en la infraestructura tecnológica (servidores denominados BO11 y BO202), a los cuales se desvió de manera intencional el flujo de información del TREP. Para la redirección del flujo hacia el servidor BO20 se modificó la IP a la que direccionaban las 350 máquinas utilizadas en el Serecí (Servicio de Registro Cívico)”.

Se mintió respecto a la configuración real del servidor oculto BO1 (implementado en una red Amazon de Neotec y detectado por la empresa auditora). Además de ser una pasarela entre el navegador del usuario y el servidor como declara la empresa Neotec, atendió también otras peticiones Web, como se puede ver en sus logs, y almacena tanto Bases de Datos como aplicaciones electorales.

Se evadieron intencionalmente los controles de la empresa auditora y se redirigió el tráfico hacia una red que estaba fuera del dominio, administración, control y monitoreo del personal del TSE.

El esquema tecnológico paralelo y no controlado que se creó de manera deliberada facilitó un entorno que permitía la manipulación de datos, suplantación de actas o cualquier maniobra, facilitado por la volatilidad de la evidencia digital.

El proveedor de la aplicación ingresó directamente a servidores del Cómputo Oficial de manera remota, a través de accesos mediante VPN, porque se negó a trabajar en las oficinas del TSE de San Jorge donde se encontraban auditores y personal de la Dirección Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación (Dntic). Esta persona trabajó remotamente sin supervisión alguna e informó por email los cambios realizados.

A solicitud de los vocales del TSE y de un individuo presentado como asesor de los vocales (excepto Antonio Costas) se configuró un servidor en una red Amazon ajeno al TREP y Cómputo a través de una máquina Linux AMI virtual. Cabe resaltar que dicho individuo no formaba parte de la planta laboral del TSE ni de las empresas auditora o proveedora. Se constató el acceso desde esta máquina con usuario ec2-user (y también elevando privilegios a root) en fecha 21 de octubre de 2019 y en plena ejecución del TREP en su segunda etapa (tras el corte).

Se proveyó información falsa sobre el uso de la máquina Linux AMI virtual y se intentó ocultar de manera intencional la existencia del servidor BO20 al equipo de auditores.

El TSE contaba con un servidor principal (BO2), su respectiva contingencia (BO2S) y uno para publicar (BO3). Se mintió deliberadamente al decir que se utilizó el servidor BO3 puesto que el servidor utilizado para la publicación no fue este ya que al momento de auditarlo, tenía menos actas que las publicadas. Se constató inconsistencias entre las bases de datos de los servidores BO2 y BO3.

Se constató (en presencia del técnico del Sereci, responsable de la empresa en Bolivia y responsable de la Dntic) que personal de Neotec accedió a los servidores y/o bases de datos a pesar de la solicitud expresa de los auditores de la OEA que pidieron que a partir del inicio de la auditoría absolutamente nadie ingresara a los servidores.

Se detectaron irregularidades en el llenado de actas de escrutinio y cómputo que afectan la integridad de las mismas. En un ejercicio que buscó analizar posibles adulteraciones o manipulaciones se revisó una muestra de 4692 actas. En este análisis se identificaron 226 actas en las que dos o más actas de un mismo centro de votación fueron llenadas por una misma persona, denotando una acción intencional y sistemática para manipular los resultados electorales y transgrediendo las atribuciones de los Jurados de Mesa determinadas por ley. Las actas corresponden a 86 centros de votación de 47 municipios del país. La suma de sus votos válidos es de 38.001, del cual el 91 % (34.718) fueron adjudicados al Movimiento Al Socialismo (MAS).

A pesar de ser material sensible, se quemaron actas (el número es incierto) y más de 13.100 listas de electores habilitados (o listas índice), lo cual no permite contrastar la información consignada en las actas de escrutinio y cómputo.

Se comprobó la transferencia de imágenes desde el servidor primario BO2 del TREP hacia el servidor de aplicaciones y publicador que alimentaba el Cómputo Oficial. Es decir, imágenes del TREP, que corresponden a fotografías de actas, fueron ingresadas directamente desde el TREP al Cómputo Oficial. Lo anterior descarta de manera categórica la aseveración de que el TREP y el Cómputo Oficial son dos procesos absolutamente independientes.

Existieron imágenes de actas del exterior incorporadas a través de una funcionalidad denominada “Actas Rezagadas”. Esto es por fuera del circuito previsto de envío de imágenes de actas. La persona a cargo de dicha funcionalidad ingresaba tanto la imagen del acta, como los datos de la misma. Adicionalmente, la aplicación permitía el ingreso directo de actas sin ser transmitidas desde un teléfono móvil. En este caso, fueron ingresadas por un funcionario del Sereci. Es importante destacar que el sistema TREP tiene la funcionalidad de borrar imágenes.

Se hallaron residuales de Bases de Datos y de la aplicación de Neotec en servidores perimetrales, que no deberían haber tenido bases de datos ni versiones de la aplicación empleada para el proceso.

El responsable de la empresa proveedora del software accedió con usuario root4 al sistema operativo en medio de la noche (por su propia decisión), hecho que sucedió posterior al acto oficial de cereo del sistema, es decir una vez que se pensaba que los sistemas estaban listos y que ya nadie podía acceder a ellos.

El usuario root es aquel que cuenta con todos los privilegios y permisos para realizar acciones sobre un sistema operativo Linux.

El responsable de la empresa Neotec modificó en más de una ocasión el software del Cómputo Oficial en pleno proceso. La empresa lo recompiló (momento en el cual pierde la integridad respecto al preservado durante el congelamiento) y lo puso en ambiente productivo durante el proceso”.

El Diario.

También podría gustarte