Habilidades socioemocionales necesarias en mercado laboral

En América Latina no solo se ha alcanzado niveles cercanos al 100 % en cobertura de educación primaria y secundaria, sino que la proporción de personas que entran al mercado laboral contando con un título de educación secundaria se incrementó del 35 % al 55 % entre 1990 y 2010, y los años promedio de estudio de la fuerza laboral han pasado de 8,2 a 10,2 en el mismo período. Sin embargo, las brechas entre formación y las demandas del mercado laboral se mantienen, y se deben, en parte, a la falta de formación en habilidades socioemocionales.

Sin embargo, no se observa una correspondencia entre estos logros y las ganancias en productividad, remuneración y satisfacción de los empleadores, quienes todavía se lamentan por la falta de habilidades de sus empleados, señala la experta en educación en CAF, Dinorah Singer.

¿A qué se debe esta brecha entre la formación de los latinoamericanos y las demandas del mercado laboral? Una de las respuestas podría estar en que, además de la educación básica tradicional, que nos ofrece conocimiento básico académico como literatura y matemáticas, se requiere adquirir y reforzar otro tipo de habilidades que también son relevantes para la trayectoria laboral.

Cada día hay más evidencia de que no solo las habilidades relacionadas con el conocimiento son importantes para conseguir un buen trabajo, con una buena remuneración. Los empleadores también valoran en gran medida las habilidades socioemocionales (resumidas en la figura anterior), es decir, la capacidad de los individuos de trabajar en equipo, de comunicarse efectivamente, recuperarse ante situaciones adversas (resiliencia), manejar sus emociones, ser responsables y honrados, entre otras, apunta.

El conocimiento técnico y las habilidades cognitivas avanzadas ya no son suficientes para ser competitivo en el mercado laboral. De hecho, ni siquiera son las habilidades consideradas más importantes por los empleadores, de acuerdo a las encuestas realizadas en varias regiones del mundo.

Cuando a los empleadores se les pregunta, además, en qué tipo de habilidades encuentran mayores carencias entre sus empleados, también identifican de manera consistente a las habilidades socioemocionales, sostiene.

El Diario.