Grupo juvenil de cultura representante nacional

Con el objetivo de ser una alternativa para los alteños y de esta forma buscar que la juventud de esta ciudad pueda dedicarse al arte y la cultura, un grupo de jóvenes a la cabeza de Willy Flores, quien posteriormente se convirtió en el director del Centro Albor Arte y Cultura, un grupo de 10 personas, en ese entonces decidieron crear esta organización que hoy se ha convertido en el referente cultural de la ciudad de El Alto, el mismo que nació en 1997, llegando a mantenerse durante 22 años en esta actividad.

Este grupo de jóvenes alteños nóveles en esta profesión que poco a poco llegaron a adquirirla, y con el objetivo de mostrar el talento de aficionados que con muchos deseos de triunfar comenzaron a formarse, primero en la poesía y luego en el arte teatral, que a decir de sus integrantes, fue más el objetivo trazado de este grupo de lograr entrar en este arte para mostrar todas las costumbres y vivencias que tiene la urbe alteña y todo lo que son las costumbres de nuestro país.

Una vez que se logró conformar este grupo de jóvenes, entre damas y varones, una de las principales preocupaciones fue la falta de escenarios para mostrar todo lo que hasta ese momento ya tenían como grupo de teatro, donde gracias a la entereza, la entrega y el sacrificio avanzaron rápidamente en lograr obras teatrales que a lo largo de todo este tiempo muchas de ellas se han convertido en un verdadero éxito en todas las posteriores presentaciones que se han realizado.

La falta de espacio para las presentaciones que se comenzaron a dar por el grupo Albor, dio lugar a que este grupo de jóvenes deseosos de continuar cosechando éxitos decidan tomar espacios públicos de la urbe alteña, como plazas, parques y hasta campos deportivos para hacer conocer el trabajo que hasta ese momento ya tenía mucha acogida en El Alto.

Entre el grupo de los diez primeros actores junto a Willy Flores, también comenzó a destacarse el joven actor Fausto Cárdenas, quien contó a EL DIARIO, que los inicios de este grupo de jóvenes que emprendieron este desafío fue muy difícil, pero no imposible.

“Recuerdo que de las primeras obras donde participamos todos fue Jiwasampi Sartañani, trabajo que nos dio muchos logros, porque de forma rápida y debido a la entrega que le hemos puesto todo este grupo a la cabeza de nuestro director Willy Flores, hemos entrado en varias instancias de la ciudad de El Alto, donde tuvimos mucho éxito, además nos dio la satisfacción de entrar a nivel nacional, recorriendo muchas ciudades de varios de los departamentos de nuestro país”, manifestó Cárdenas.

El director de ALBOR, mostró su preocupación por la falta de infraestructura para el teatro alteño, siendo que en el momento solamente existe un solo escenario como es el teatro Raúl Salmón de la Barra, con capacidad de apenas 400 personas y que una urbe de más de un millón de habitantes no cuente con un escenario con la capacidad de albergar a un buen número de espectadores.

“Lo que para nosotros es preocupante, es que el Municipio no pueda posibilitar la construcción de un verdadero escenario para la actividad cultural en nuestra ciudad”, finalizó el director de Albor, Willy Flores.

sondeo de opinión

JHANNETE VILLEGAS

Para nosotros, es un grupo cultural ejemplo y pionero representante de la ciudad de El Alto, porque a pesar de las dificultades que se les presentaron en el transcurso de todo este recorrido siempre se han mantenido juntos, son jóvenes que no solo se ha dedicado a superarse solo ellos, sino han forjado a muchos otros en el teatro alteño.

En todo este tiempo que tiene Albor, se han convertido en un referente de la urbe alteña incluso del país, porque han recorrido gran parte del país y lo más importante es que en el exterior ya son conocidos.

FAUSTO CÁRDENAS

Podemos decir que ya hemos logrado muchas metas durante todos estos 22 años que tenemos, pero también tenemos otros objetivos más adelante, porque queremos que el teatro se continúe difundiendo en la ciudad de El Alto, a través de nuestra organización como es Albor, además tenemos planificado seguir masificando este trabajo.

Por otro lado, pedimos a las autoridades municipales que se preocupen en una infraestructura con mejor capacidad para que los jóvenes alteños puedan tener la posibilidad de contar con verdadero escenarios para el teatro.

WILLY FLORES

Lo que todavía nos preocupa, es que en la ciudad de El Alto se han construido más canchas y no así verdaderos escenarios para el teatro no solamente de nuestra ciudad, sino para muchos sectores que bien pueden ser utilizados, porque es lamentable decir que los alteños tenemos un solo escenario como es el teatro Raúl Salmón de la Barra y lo peor para utilizar hay que pasar por muchas puertas que en muchos de los casos no somos aceptados.

Este único escenario para más de un millón de habitantes es insuficiente por eso una llamada de atención para las autoridades municipales.

El Diario