Gobierno se contradice por extradición de Montenegro

Mientras el fiscal departamental de Santa Cruz, Mirael Salguero, aseguró que Brasil realizó la solicitud a Bolivia para la extradición de Pedro Montenegro, acusado de manejar una red de narcotráfico internacional, el ministro de Relaciones Exteriores boliviano, Diego Pary, afirmó ayer que a la Cancillería no llegó a “nada” y que desconoce el pedido del vecino país.

La autoridad del Ministerio Público declaró que Montenegro, acusado por narcotráfico, será entregado a Brasil, como lo solicitaron las autoridades del vecino país en 2015 y que los trámites de extradición serán procesados en 40 días aproximadamente.

“Hay un auto supremo que ordena la detención preventiva con fines de extradición y eso es lo que seguramente se va a tramitar. Brasil agilizará la extradición que dura, aproximadamente, entre tres a seis meses. Mientras tanto, él permanecerá detenido en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) y en las próximas horas prestará su declaración”, precisó Salguero.

Agregó también que “existen serios indicios de que el aprehendido sea autor de hechos ilícitos, que en próximas horas será imputado y puesto a disposición de la autoridad jurisdiccional para determinar su situación jurídica”.

Por otro lado, el canciller contradijo la versión del Ministerio Público. “No llegó ninguna solicitud de extradición del narcotraficante Montenegro, emitida por Brasil. A la fecha nosotros en Cancillería no tenemos conocimiento de ello”.

Para Diego Pary, el caso Montenegro es tratado en el ámbito judicial y es un tópico que lo abordan esas instancias y la Fiscalía. “Nosotros no tenemos todavía ninguna intervención en el asunto”.

CARLOS ROMERO

En tanto, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró que Montenegro se entregó pidiendo seguridad para su vida y su familia.

“Él se entregó y dijo: ‘ya no tengo más opción, pido que garanticen mi vida y que dejen de hostigar a mi familia’. Esas fueron sus palabras”, puntualizó.

Romero reveló que el colombiano Enrique Villarroel Quintero y su esposa Nelly Granizo Muños son parte de una banda organizada integrada por Montenegro.

“Se han activado todos los mecanismos de búsqueda y localización de esta persona en Ecuador, coordinando con la Policía ecuatoriana los operativos correspondientes”, dijo.

El Diario

Publicidad