Gobierno reactivará refinerías con la importación de crudo

0

El Gobierno prevé reactivar las refinerías que operan por debajo de su capacidad instalada con la importación de crudo. Esa operación también servirá para disminuir los costos destinados a la subvención de los hidrocarburos.

“Tenemos en este momento las refinerías que están operando al mínimo de su capacidad, en algunos casos están paradas. Creo que ese tema nos permitirá mejorar la situación de la subvención, no sé si nos nivelaremos al precio, pero con seguridad que la diferencia de subvención será mucho menor”, comentó a Página Siete el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

La autoridad acotó que los recursos que el Estado destina a la subvención de los carburantes ocasiona que salga gran cantidad de divisas, ya que se compra a precios altos y se vende barato en el mercado interno.

“Eso no es negocio para nadie ni mucho menos para un Estado que decreció en sus ingresos. Tenemos algunas alternativas para solucionar esto, la primera es la importación de crudo que luego vamos a refinar en el país, con eso vamos a ahorrar muchos recursos”, anunció el ministro.

Zamora precisó que la importación de crudo y su procesamiento en las refinerías es un tema que será abordado desde la siguiente semana y la presidenta Jeanine Añez dará más detalles.

“Sobre el dato en cuánto puede reducir el recurso destinado al subsidio es eso en lo que estamos trabajando con un equipo técnico y se lo informará en los siguientes días”, dijo Zamora.

Al respecto, el experto Hugo del Granado afirmó que la internación de crudo es una sugerencia que data de hace una década, pero que el anterior Gobierno no tomó en cuenta.

“Es una buena idea importar crudo, no es novedosa, pero en ambos tomará su tiempo. Para ello se tiene que hacer un estudio de factibilidad y viabilidad de cuánto se gastará en el reacondicionamiento (de los ductos) y cuánto se ahorrará en el subsidio”, indicó Del Granado.

El experto explicó que para llevar a cabo este proyecto se dispone de dos vías: el oleoducto que conecta Sica Sica, en La Paz, con Arica, en Chile, por donde se puede bombear crudo hasta la sede de Gobierno. En este punto, para trasladar el carburante desde Senkata hasta las refinerías del interior del país se tiene que hacer una adecuación.

La otra posibilidad es revertir el ducto de exportación que se tiene hacia Argentina, por donde se exportaba crudo a ese país, para luego, por esa vía, llegar a Santa Cruz, aunque también se requiere una readecuación.

Del Granado agregó que con estas políticas también terminarán los “negociados” que hay en el sector del transporte de combustibles, que da lugar al pago de “comisiones” a intermediarios.

Sobre si se puede importar crudo en cisternas, afirmó que resulta más caro y que no se ahorrará nada en el transporte.

En opinión del exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos, con la importación de crudo sólo se podrá ver un ahorro de entre cuatro y cinco dólares por barril internado al país, una vez que se deje de importar por cisternas y se lo haga a través de un ducto.

“La otra medida urgente es aprobar un reglamento claro de incentivo sobre la recuperación mejorada en los campos maduros, que permitirá una producción de 6.000 a 8.000 barriles por día (BPD), que sería un ahorro significativo para dejar de importar. Si esto se aprueba de inmediato, en un año se pueden ahorrar entre 300 y 400 millones de dólares”, consideró Ríos.

La situación de las refinerías

Este medio publicó en septiembre que pese a haberse invertido más de 670 millones de dólares en 12 años para las mejoras de las dos principales refinerías del país -Gualberto Villarroel y Guillermo Elder Bell-, éstas redujeron su capacidad de procesamiento por la baja entrega de gas natural y producen un volumen similar al de 2006.

En lo que va del año, su producción debería estar por encima de los 60.000 barriles por día (BPD). Pero, con base en los informes oficiales disponibles y a falta de datos actualizados, se sabe que el promedio de producción durante los primeros meses de este año registró 48.575 BPD, un volumen parecido al promedio anual de 2006, cuando se alcanzó un total de 48.370 BPD.

Punto de vista
Francesco Zaratti Experto en hidrocarburos

Se ahorrará dinero y dará trabajo

La importación de crudo es una excelente idea que varios analistas hemos sugerido y reclamado ya hace tiempo, sin éxito.

Con esa medida se persiguen dos objetivos: primero, se ahorra dinero, porque el crudo cuesta menos que los productos derivados, como gasolina y diésel, y se da trabajo a las refinerías de YPFB que están operando a media máquina, con el plus de extraer, además, otros derivados, como aceites y asfaltos, dependiendo de la composición del crudo, que debe ser compatible con la tecnología de nuestras refinerías.

No obstante, el problema radica en el transporte, ya que, a corto plazo, éste deberá hacerse por cisternas desde puertos del Pacífico o Atlántico.

Sin embargo, la mejor opción sería bombear líquidos desde la terminal de Arica hasta Sica Sica por el oleoducto que se usaba para exportar líquidos.

En tal caso hay que hacer ajustes técnicos para efectivizar el bombeo a la inversa, pero el resultado sería positivo, habida cuenta del menor costo del transporte y de que la importación de líquidos será una constante los próximos años.

Al respecto, se sospecha que la anterior administración no quiso importar crudo adecuando el oleoducto Arica-Sica Sica para preservar el sistema de transporte por cisternas bajo una red de corrupción.

Sobre el ahorro en el subsidio, eso dependerá del precio del barril y de los costos de transporte, pero, considerando que los productos derivados se cotizan un 50% o más que el crudo y que la refinación permite recuperar incluso otros derivados del petróleo, es evidente que el ahorro final justificaría con creces la importación de crudo y la inversión que se realice en el ducto.

Construirán una planta de combustibles en la zona Sur

El Gobierno prevé la construcción de una planta de almacenamiento y distribución de carburantes, similar a la de Senkata, en la zona Sur de la ciudad de La Paz, con el fin de evitar que a futuro se vuelva a desabastecer el mercado paceño, informó ayer el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

“Ojalá que el próximo mes podamos estar informándoles de la contratación de alguna empresa que nos pueda hacer el diseño final para que en la zona Sur de la ciudad de La Paz podamos tener un Senkata (sic) que nos permita acumular todo ese líquido y gas que necesitamos para alimentar y abastecer a las ciudades de La Paz y El Alto”, indicó la autoridad a Panamericana.
Uno de los tanques de almacenamiento de Senkata.
Foto: periodicolaregion.files.wordpress.com

Zamora manifestó que la población no merece pasar por la pena de quedar otra vez sin gasolina, diésel ni garrafas de gas licuado de petróleo (GLP), como sucedió el mes pasado, cuando grupos afines al MAS bloquearon durante 12 días los ingresos y las salidas de la Planta de Senkata para exigir el regreso del expresidente Evo Morales.

“Por eso se tomó la determinación de ver la posibilidad de construir una planta de distribución en la zona Sur. Esta noticia sobre los nuevos city gates, denominadas así todas las plantas de almacenamiento y distribución, será informada por la Presidenta (Jeanine Añez), quien nos pidió que trabajemos de forma ágil para que no vuelva a ocurrir y no sea Senkata el único lugar que tenga esta posibilidad de distribuir a un centro tan grande como es La Paz y de El Alto”, remarcó.

No obstante, Zamora manifestó que para llevar a cabo el proyecto se tiene que hacer un diseño final, trabajo que no es sencillo ni barato, pero que esperan que esté listo antes de que concluya el Gobierno de transición.

Pagina Siete.

También podría gustarte