Gobernación y poblaciones afectadas piden al Gobierno que acepte ayuda internacional

El área afectada por el incendio en Santa Cruz ya llega a un millón de hectáreas. Se ha reactivado el fuego y los bomberos trabajan sin descanso. Ante esta situación ayer por la noche la Gobernación de Santa Cruz, solicitó al Gobierno central que se acepte toda la ayuda internacional para fortalecer el trabajo. A la misma hora, los pobladores de Roboré, realizaron el mismo pedido, entre gritos y llantos de desesperación.

El fuego se reactivó en la Chiquitanía y El Pantanal. “El cambio de vientos ha provocado la reactivación de fuegos y la activación de nuevos fuegos. Aumentó la cantidad de nuevos incendios y lo afectado llega a un millón de hectáreas en Santa Cruz”, explicó en conferencia de prensa, el secretario General de la Gobernación, Roly Aguilera.

“Como Santa Cruz, pedimos que se debiera y es necesaria que se considere y acepte la ayuda internacional que la gobernación ha estado recibiendo por parte de países hermanos”, solicitó. Con este apoyo, en logística y bomberos, la gobernación podrá fortalecer la respuesta ante las emergencias departamentales.

Aguilera explico que el país debe aceptar la ayuda internacional, no sólo porque el ecosistema que se consume por el fuego, es importante para el departamento, y para Bolivia, sino que también es fundamental para el mundo. “Por eso debemos aceptar”, arguyó.

“De enero a julio había 300 mil (hectáreas afectadas), en agosto superamos las 300 mil. Esta última semana llegamos al millón de hectáreas afectadas. Toda ayuda que se propone, el país debe aceptar en consideración a la gente que se sacrifica combatiendo el fuego en el terreno”, sentenció.

Los pobladores de las áreas donde se reactivó el fuego, pidieron lo mismo con gritos de impotencia. «¡Ayuda internacional, ya!», pidió un grupo de pobladores en las instalaciones donde se encuentra albergado el gabinete especial de autoridades del Gobierno y de las Fuerzas Armadas. En las calles de Roboré realizaron una marcha. “¡Que dejen su orgullo!”, gritó una de las pobladoras. Bomberos y pobladores llegaron hasta el cuartel general.

pagina siete.

Publicidad