Gerente del IBCE califica de «injerencista» postura de representante de la FAO sobre biocombustibles

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, calificó el viernes de «injerencista» la postura expresada por el representante para Bolivia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Theodor Friedrich, quien calificó de «inviable y fatal» el proyecto de producción de biocombustibles en el país.

«Con qué derecho un funcionario, un empleado de NNUU tiene que venir con una actitud injerencista sobre una decisión soberana que toma el país para mejorar su matriz energética, para reducir sus importaciones de combustibles», dijo en entrevista con radio Expresión de la ciudad de Santa Cruz.

Friedrich fue duramente criticado no sólo por el Gobierno sino también por empresarios privados y expertos en la materia.

Rodríguez señaló que «sorprendió» la opinión del funcionario de NNUU, que en primera instancia pudo haber sido calificada de «un lapsus» de una persona mayor que ya está en sus últimos años de funcionario del organismo internacional.

Sin embargo, dijo una vez que la prensa difundió la postura expresada por Friedrich, se concluye que no es la posición de la FAO, que más bien alienta la producción de biocombustibles con el cuidado de no afectar la soberanía alimentaria.

«Separación de aguas, es personal de este funcionario que no condice con la expresión oficial de la FAO, que alienta la producción de biocombustibles, cuidando la soberanía alimentaria», mencionó.

El Gerente del IBCE manifestó que el modelo boliviano de producción de biocombustibles dice lo contrario de lo que observa Friedrich, pues «mientras más biocombustibles vamos a generar más alimentos vamos a producir».

Según el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, la producción de biocombustibles es una «decisión soberana» que tomó el gobierno boliviano, en función de una necesidad urgente que tiene que ver con dejar de quemar «combustibles negros» para producir «combustibles verdes» que ayudan a ahorrar recursos económicos al Estado al reducir la importación de combustibles, a disminuir la contaminación del medioambiente y, al mismo tiempo, generar más alimentos.

En marzo, el Gobierno firmó con los empresarios un acuerdo para la ampliación de la producción de alcohol con el fin de utilizarlo como aditivo para gasolinas, biocombustible.
Ma ABI

Publicidad
FmBolivia