Fuerte presión contra el magistrado Ceballos